Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/26/2011 12:00:00 AM

En Colombia también se lamenta la muerte de Sai Baba

El legado de este líder religioso no solo tiene eco en la India. En Colombia hay al menos mil simpatizantes que siguen las enseñanzas que este polémico personaje dejó tras su muerte. Aunque sus críticos también se hacen sentir.

En 1998, Carlos Cuéllar –médico gastroenterólogo– emprendió un viaje hacia La India que le cambió la vida. Allá tuvo contacto con Sathya Sai Baba, líder espiritual y religioso que, con su doctrina, logró millones de adeptos en su país natal y en el resto del mundo que –aún después de su muerte, ocurrida el pasado domingo– seguirán al pie de la letra sus enseñanzas.
 
Trece años después de ese primer encuentro, este médico, al igual que los casi mil simpatizantes que tiene Baba en Colombia, sigue venerando al líder religioso, sin por ello tener que alejarse de otras creencias; ese es precisamente uno de los grandes ejes de sus enseñanzas, dicen sus seguidores.
 
“Él nos incitaba a ser un buen cristiano, a ser un buen musulmán, a ser un buen judío; el mensaje era atreverse a hacerlo, pero con el amor y el servicio a la comunidad”, dijo Cuéllar, tratando de explicar que el mensaje de este líder religioso –que es venerado por sus seguidores– es que las personas presten un servicio social por su vocación y sin esperar nada a cambio.
 
“Él dijo que no venía a hacer una secta, ni una religión, sino a renovar el mensaje, que es similar al de todas las escrituras”, agregó.
 
Las enseñanzas de Baba
 
Según cuentan sus simpatizantes, en 1940, cuando Sathya Sai Baba tenía apenas 14 años, les dijo a sus familiares que tenía una misión en el mundo: promover la regeneración espiritual de la humanidad y los valores humanos universales, como la verdad, la rectitud, la paz, el amor y la no violencia.
 
Fue así que inició un movimiento espiritual –sin fines de lucro, aclaran los simpatizantes–, logrando la creación de innumerables centros educativos, hospitales de alto nivel de complejidad, proyectos de agua potable, todos ofrecidos de manera gratuita.
 
Fue tal la acogida de este personaje, que incluso sus seguidores creen con fervor que Sai Baba hizo muchos actos ‘milagrosos’ durante su vida.
 
Juanita Villa, directora en Colombia del Instituto Sathya Sai de Educación en Valores Humanos, cree –por ejemplo– que Baba era capaz de hacer que los objetos aparecieran mágicamente de la nada y que también podía curar las heridas.
 
“Todos podemos hacer lo que hacía Sai Baba, pero para esto necesitaríamos tener una mente muy centrada, Jesús podría hacer una cosa como éstas, pero porque él también tenía una mente muy limpia. Esto de los milagros sí ocurrieron, pero no solo con Sai Baba, sino con muchas otras divinidades, como Jesús”, dice Juanita con convicción.
 
Lo cierto es que, al menos en Colombia, la Organización Sri Sathya Sai Baba logró, gracias al apoyo de los voluntarios que siguen los preceptos de este líder, que 2.600 pacientes fueran atendidos con los servicios de Medicare; otras 300 personas están recibiendo educación gratuita a nivel de diplomado, y próximamente se fundará un colegio en el municipio de Funza, todos estos servicios ofrecidos de manera gratuita. También han aprovechado la coyuntura que generó la emergencia invernal, para hacer donaciones a los niños afectados.
 
Un líder controversial
 
Pero así como Sai Baba sumó simpatizantes a lo largo de sus 84 años, también tuvo sus críticos.
 
Sus prácticas ‘milagrosas’, que eran reconocidas como habilidades místicas con las que producía ceniza o comida de la nada, o se sacaba de la boca joyas, bolas de oro y relojes, fueron denunciadas como unas prácticas falsas por diversas asociaciones.
 
Incluso, este gurú fue acusado en el pasado por varios de sus discípulos de haber cometido supuestos abusos sexuales, aunque la Policía nunca le acusó formalmente.
 
También se habla de que Sai Baba se aprovechó de la situación para crear un emporio económico en torno a sus enseñanzas; afirmación que es desmentida por sus simpatizantes, quienes aseguran que en la organización nadie cobra ni paga un solo peso.
 
“Las donaciones se hacen espontáneamente y sin siquiera ser solicitadas. La gente propone proyectos y se les apoya, bien sea con dinero o con tiempo libre”, dijo Cuéllar, quien relató que el creador de Hard Rock Café, Isaac Tigrett, “le hizo una donación de millones de dólares a Sai Baba y él no los recibió, pero le pidió hacer un hospital de especialidades, que hoy atiende a miles de personas”.
 
En medio de todo, los simpatizantes de Baba hacen caso omiso a las críticas y, por el contrario, se las achacan a “personas envidiosas”.
 
Estos mismos seguidores, que ya hacen presencia en las ciudades de Bogotá, Cali, Medellín, Bucaramanga, Barranquilla, Santa Marta y Barrancabermeja, se preparan para conmemorar la muerte de este guía espiritual este miércoles con cantos de distintas religiones y recordándolo, porque “con Sai Baba no se habla de muerte, sino de un mensaje de vida”.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.