Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/1/1991 12:00:00 AM

EN DESBANDADA

Un estudio de la OTAN revela que el ejército soviético está a punto de desintegrarse.

GANO UNA DE LAS BATAllas de las guerras más encarnizadas del siglo XX, cuando acabó con la amenaza nazi. Pero hoy, pocos conocedores del tema apuestan por la idoneidad del ejército soviético. Un estudio encargado por la OTAN a Craig Oliphant, analista de la Real Academia Militar de Sandhurst en la Gran Bretaña, dice que el que una vez fue la fuerza más formidable del mundo es hoy un conglomerado fuertemente desmoralizado e incapaz de cumplir órdenes.
El lamentable estado del arma se refleja en el hecho de que el año pasado cuatro mil reclutas resultaron muertos por maltrato, accidentes de entrenamiento o suicidio. La deserción y la renuencia han hecho que el número de soldados esté en 400 mil por debajo del mínimo. El informe dice que como resultado, el Ministerio de Defensa ha tenido que recurrir a incorporar contingentes enteros de personas con antecedentes penales, incluidos 50 mil en 1989. Sólo el seis por ciento de los soldados parecen tener entrenamiento adecuado, y el 70 por ciento de los oficiales sin mando, han sido reducidos a esa condición por incompetencia.
Otro problema consiste, según el documento, en la resistencia al reclutamiento que en algunos casos alcanza valores increíbles, como por ejemplo en Georgia, donde solamente se incorporó el 18,5 por ciento de los convocados. Esa resistencia y la erosión de la disciplina, tienen
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1861

PORTADA

Prieto en la mira

La imputación de cargos al exgerente de la campaña de Santos sorprendió. Pero esta no tiene que ver con el escándalo de Odebrecht ni con la financiación de las campañas. ¿Por qué?