Sábado, 3 de diciembre de 2016

| 2015/11/04 22:39

Houston: prohíben uso de baños públicos por hombres y mujeres transexuales

Uno de los estados más conservadores de EE.UU. votó para rechazar legislaciones para proteger derechos de protección a homosexuales. La controversia está al rojo vivo.

Alcaldesa demócrata de Houston Annise Parker. Foto: AP

Los últimos 18 meses en Houston (Texas) estuvieron marcados por la polémica. El centro del debate fue una ordenanza que hubiera establecido protecciones contra la discriminación de homosexuales y transexuales. Este martes, la iniciativa fue rechazada por la mayoría de los votantes en la ciudad.

La Ordenanza de Igualdad de Derechos de Houston fue rechazada después de una batalla de casi 18 meses que produjo manifestaciones, batallas jurídicas y acusaciones tanto de intolerancia religiosa como de satanización por parte de la comunidad de lesbianas, gays, bisexuales y transexuales.

Opositores a la ordenanza, incluida una coalición de pastores conservadores, dijeron que transgredía sus creencias religiosas respecto a la homosexualidad. Pero en meses previos a la votación, los opositores enfocaron su campaña en resaltar una parte de la ordenanza relacionada al uso de baños públicos por hombres y mujeres transexuales argumentando que “abriría la puerta a depredadores sexuales para que ingresaran al baño de mujeres”.

La ordenanza fue rechazada tras una votación del 61 % contra 39 %. Partidarios de la ordenanza habían dicho que hubiera ofrecido mayores protecciones para homosexuales y transexuales, así como protecciones contra discriminación con base en género, raza, edad, religión y otras categorías.

La alcaldesa demócrata de Houston Annise Parker, quien es homosexual, y otros partidarios de la ordenanza calificaron esta estrategia de "ordenanza del baño" como sumamente engañosa y como táctica de amedrentamiento.

La ordenanza fue aprobada inicialmente por el Concejo Municipal de Houston en mayo de 2014, pero una demanda para que los residentes votaran sobre la medida llegó eventualmente a la Corte Suprema de Texas, la cual ordenó en julio que la ciudad derogara la ordenanza o la sometiera a votación de los electores.

El referéndum del martes atrajo la atención de todo el país, y la medida recibió espaldarazos de la Casa Blanca, de la gigante tecnológica Apple y de la precandidata presidencial demócrata Hillary Rodham Clinton. La ordenanza recibió además apoyo de otros miembros de la comunidad religiosa de Houston.

"Les garantizo que la justicia en Houston prevalecerá. De esta ordenanza no se ha visto lo último. Estamos unidos. Prevaleceremos", dijo Parker. Aun así, el futuro de la ordenanza es incierto. Parker termina su último periodo de dos años y no es claro si el próximo alcalde y Concejo Municipal retomarán el tema.


*Con información AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.