Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2003/09/22 00:00

En el limbo

Controversia ante el veto de Estados Unidos contra una resolución de la ONU que protegía a Yasser Arafat.

Prohibir un asesinato. A nadie se le había ocurrido que el Consejo de Seguridad de la ONU pudiera expedir una resolución para algo tan insólito. Pero esa fue la situación desencadenada ante las declaraciones del gobierno israelí sobre su voluntad de "deshacerse" del presidente palestino Yasser Arafat. Al final de ese extraño día el resultado fue aún más sorprendente: Estados Unidos usó su poder de veto contra el proyecto, lo que dejó en los árabes la sensación de que, si Estados Unidos no prohíbe el asesinato, es porque lo permite.

El día anterior había llegado a su clímax la indignación internacional cuando el viceprimer ministro israelí, Ehud Olmert, afirmó que " una de las opciones es matar a Yasser Arafat". Ante esas declaraciones y en medio de tensas discusiones en la ONU, el secretario de Estado de Estados Unidos, Colin Powell, dijo que matar o incluso exiliar a Yasser Arafat no era una "buena idea" ya que podía provocar "la ira del mundo árabe".

Pero, como ha ocurrido con frecuencia, la posición de Powell no se impuso a la hora de decidir la postura oficial de Estados Unidos. Washington vetó la resolución con el argumento de que el texto no condenaba explícitamente los actos de terrorismo cometidos por los grupos extremistas palestinos. Las reacciones no se hicieron esperar. "Esto únicamente complica una situación en el Oriente Medio, que de por sí ya es bastante compleja", dijo el embajador sirio en la ONU, Fayssal Mekdad. Por su parte el enviado palestino ante la ONU, Nasser al-Kidwa, advirtió sobre las nefastas consecuencias que traería la decisión.

En medio de todo, lo que resulta más irónico es que los esfuerzos de Israel por sacar de la escena política a Arafat han producido el efecto contrario. El viejo líder está de nuevo en el centro de la atención mundial hacia el conflicto palestino-israelí. ¿Por qué? Para Lisa Hajjar, profesora de la Universidad de California y experta en el Oriente Medio, "Arafat, dijo a SEMANA, es simbólicamente muy representativo, tanto para el gobierno de Israel, que busca personificar a todos los palestinos en la figura de un enemigo, como para muchos palestinos, que ven a Arafat, confinado y débil, como un símbolo de su sufrimiento".

Vetada o no la resolución destinada a protegerlo, lo cierto es que la atención mundial generada dificulta que Israel materialice sus intenciones contra un revitalizado Arafat. Y lo único claro es que el proceso de paz quedó prácticamente muerto. No se ve cómo puedan rehacerse las negociaciones rotas después de una serie de ataques de suicidas palestinos que acabaron el mes pasado con la frágil tregua mientras Israel, que continúa con su política de asesinatos selectivos, afirmó que no está dispuesto a caer en la trampa de un nuevo cese al fuego.

Entretanto los palestinos se encuentran en el limbo desde que Abbu Mazen renunció a su cargo como primer ministro y su reemplazo, Ahmed Korei, no ha logrado conformar un gabinete ni convencer a los israelíes de volver a la hoja de ruta, el nombre que se le da al plan liderado por Estados Unidos hacia la creación del Estado Palestino en 2005. Arafat, por su parte, sigue dando mensajes ambiguos que en cierto modo justifican los actos terroristas: "¿Hay algún palestino que no quiera ser un mártir de los ataques y los misiles israelíes?", preguntaba al conocer la decisión de Estados Unidos de vetar la resolución de la ONU.

Según Hajjar, "la hoja de ruta está condenada al fracaso porque no se dirige a los problemas de fondo que han exacerbado el conflicto, como la fuerte ocupación israelí de zonas como Cisjordania y la Franja de Gaza. Sin una intervención internacional que apoye el derecho de los palestinos a la autodeterminación no podrá solucionarse la crisis actual en el corto plazo". Pero esa intervención, como se vio la semana pasada en el Consejo de Seguridad, está muy lejos de ser acordada.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.