Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/22/2011 12:00:00 AM

En río revuelto

El sorpresivo regreso de Baby Doc, quien aspira a reencaucharse, recordó la historia de la dictadura de los Duvalier, padre e hijo, y sus temidos Tonton Macoutes.

Como si no tuviera suficiente con su turbulento presente, los fantasmas de su sangriento pasado atormentan a Haití desde el domingo anterior, cuando sorpresivamente regresó Jean-Claude Duvalier, mejor conocido como Baby Doc. Envejecido y canoso, el otrora joven y regordete dictador pisó 25 años después el mismo aeropuerto por el que había huido en medio de una revuelta popular que acabó con el nefasto régimen que los Duvalier, padre e hijo, instalaron durante tres décadas a sangre y fuego.

Su llegada no podía ser más inoportuna. Cuando se supo que las autoridades le permitieron entrar con un pasaporte vencido e incluso lo escoltaron a su hotel, las organizaciones de derechos humanos no tardaron en poner el grito en el cielo y urgir que lo juzguen. "El regreso de Duvalier debe ser con un único propósito: enfrentar a la justicia", dijo José Miguel Vivanco, el director para el continente americano de Human Rights Watch. A fin de cuentas, el saldo de la 'dinastía' Duvalier es, en los cálculos más conservadores, de unos 40.000 muertos, muchos a manos de la temida milicia de los Tonton Macoutes. El martes, Jean-Claude tuvo que suspender la rueda de prensa que había anunciado, para visitar un juzgado. Aunque permanece en libertad, tendrá que enfrentar varios cargos relacionados con corrupción. A los ojos de la ley haitiana, es muy probable que esos delitos hayan prescrito, pero no así los crímenes de lesa humanidad. De ahí que la ex vocera de la ONU Michelle Montas y otros tres haitianos lo hayan demandado por torturas y delitos relacionados.

Su regreso, en cualquier caso, recordó los excesos de la represiva dictadura caribeña. Como resumió a SEMANA la historiadora Elizabeth Abbot, autora de Haiti: The Duvaliers and Their Legacy, padre e hijo dejaron "un sistema en el cual los opositores eran sistemáticamente torturados, encarcelados, asesinados o forzados al exilio; el Estado era corrupto y dirigido para el beneficio de la familia, sus compinches y seguidores; la estructura paramilitar de los Tonton Macoutes fue institucionalizada; se degradó el medio ambiente y no se hizo ningún esfuerzo para mejorar el nivel de vida de la población, que permaneció enfangada en la pobreza. La democracia nunca fue permitida".

La saga comenzó cuando el médico François Duvalier, 'Papa Doc', fue elegido presidente en 1957. Se convirtió en un dictador adicto al trabajo, que supervisaba cada pequeño detalle. Como desconfiaba del Ejército, creó otros cuerpos más leales, y los Tonton Macoutes, que solo le rendían cuentas a él, se convirtieron en la columna vertebral de ese reino que poco a poco se fue adentrando en el terror.

El nombre de esos paramilitares es el equivalente del 'Coco', un hombre que se roba a los niños que se portan mal. Se trataba en su mayoría de fanáticos iletrados que se distinguían por sus sombreros de paja y camisas de jean. Luckner Cambronne, una de las cabezas de los Tonton Macoutes durante los sesenta, dijo en su momento que "un buen duvalierista está preparado para matar a sus hijos y espera que sus hijos maten a sus padres por Duvalier". Algunos miembros eran líderes vudú y se tejieron todo tipo de leyendas alrededor de esos paramilitares, al punto que algunos los creían un ejército de zombis que había regresado de la muerte.

La represión llegó a tal extremo que algunos despachos se refieren a la prisión de Fort Dimanche, donde murieron miles de opositores, como el Auschwitz haitiano. Duvalier, sin embargo, se vio beneficiado por la lógica de la Guerra Fría, pues Washington, temeroso por la influencia comunista de Cuba en el vecindario, prefería obviar sus abusos. Papa Doc se proclamó presidente vitalicio en 1964 y, en efecto, ejerció el poder absoluto hasta el día de su muerte, en 1971, cuando heredó la Presidencia a Baby Doc.

A los 19 años, Jean-Claude Duvalier se convirtió en el jefe de Estado más joven de su época y promocionó su régimen como "duvalierismo revisado, corregido y ampliado". Al heredero le gustaban la vida de playboy y los carros y motos de lujo. Durante su gobierno pavimentó carreteras y la economía tuvo una oleada de inversión que se tradujo en fábricas de ropa y de artefactos electrónicos. En 1980 se casó con una mujer mestiza de clase alta, Michelle Bennet Pasquet, lo que algunos consideraron una traición a la masa negra, que era la base popular de su padre. La descomunal fiesta costó tres millones de dólares y fue en su momento la boda más cara del mundo, según el Guinness Records.

Pero Jean-Claude no logró cumplir su 'mandato' vitalicio. Cuando las fuerzas del régimen ya no pudieron contener el descontento, se vio obligado a huir del país en 1986, tras dos meses de revueltas y 15 años en el poder. Los haitianos bailaron en las calles. No sabían que les esperaban décadas de caos, inestabilidad política y desastres naturales, coronados el año pasado por el devastador terremoto de enero, una epidemia de cólera que lleva 4.000 muertos y unas elecciones fallidas.

"Papá Doc era infinitamente brutal y salvajemente destructivo. Tenía enemigos, con 'e' mayúscula. Baby Doc era más tonto y un objetivo menos perseguido, pero seguía siendo un peligroso enemigo con instintos de asesino", dijo a SEMANA Amy Wilentz, autora de The Rainy Season: Haiti sinceDuvalier. Baby Doc disfrutó un exilio dorado en la Riviera francesa, manejaba un Ferrari y compraba en tiendas de diseñadores. Pero después de años de derroche desenfrenado, el dinero se agotó tras un costoso divorcio. Aunque muchos despachos hablaban de un Duvalier arruinado, nunca se le conoció trabajo alguno. En 1997 rompió años de silencio al grabar un mensaje para el pueblo haitiano en el que se disculpó por los errores de su régimen.

Desde su regreso no ha dado mayores declaraciones. A duras penas ha dicho que llegó para "ayudar", pero sus asesores y abogados han manifestado que aspira a volver al poder, precisamente cuando reina la incertidumbre. La segunda vuelta presidencial, programada para el 16 de enero, ha sido postergada indefinidamente, pues aún no es claro quiénes la disputarán. Jude Célestin, el yerno del presidente René Preval, fue proclamado segundo, después de la ex primera dama Mirlande Manigat, clara ganadora. Pero según los observadores de la OEA, quien debe disputarle la Presidencia es el cantante Michel Martelly.

En ese contexto aterrizó Baby Doc, y a falta de certezas cada haitiano tiene su propia teoría conspirativa. Algunos lo atribuyen a una cortina de humo o un mensaje cifrado del presidente Preval. Otros creen que fue orquestado por Martelly, quien apoyó su regreso y dijo que lo contemplaría como asesor. En cualquier caso, su presencia estimula a otro polémico ex mandatario exiliado, Jean-Bertrand Aristide, quien ya manifestó desde Sudáfrica su deseo de regresar, disfruta de más legitimidad y es más popular.

De los entre 300 y 900 millones de dólares que se calcula robaron durante el régimen de Duvalier, 'solo' quedan 5,9 congelados en un banco suizo. Dependiendo del fallo de una corte de ese país, podrían regresar a Haití o calmar las angustias de Baby Doc, y muchos otros creen que ese es el verdadero motivo. Lo cierto es que el ex dictador sintió que era un momento propicio para pescar en río revuelto, y pocas aguas son tan turbias como las de la política haitiana.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.