Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/20/2012 12:00:00 AM

Enderezando las cargas

Obama ganó claramente el segundo debate presidencial y logró acorralar por momentos a Romney. Aún falta el debate del lunes para saber si retomó la senda ganadora.

El martes de la semana pasada, justo 20 días antes de las elecciones de Estados Unidos, Barack Obama recuperó su personalidad como animal político y volvió a encarrilar su candidatura dentro de una campaña presidencial que está que arde. Esa noche, en un debate televisado desde el auditorio de la Universidad de Hofstra, en el estado de Nueva York, el presidente norteamericano sacó las uñas frente al aspirante republicano Mitt Romney, quien diez días atrás lo había derrotado sin atenuantes en la primera cita ante las cámaras en la Universidad de Denver. Obama revivió en Hofstra: esa es la conclusión. Pero ni se crea que tiene el camino despejado.

La cita tuvo por moderadora a Candy Crawley, experimentada periodista de la CNN, y las preguntas, muy buenas algunas, corrieron por cuenta de un grupo de votantes indecisos. Esta vez, a diferencia de lo sucedido en Denver, Obama lanzó ataques contra Romney desde el primer minuto. Cuando el republicano afirmaba que tiene "un plan de cinco puntos" para sacar adelante a un país donde el desempleo supera el 7 por ciento y donde el déficit excede el billón de dólares, Obama respondía a la ofensiva y no dejaba pasar ni una. "El gobernador no tiene ningún plan de cinco puntos", aseguraba en alusión a Romney, quien dirigió hace unos años los destinos de Massachusetts. Y añadía: "Tiene un plan de un solo punto que consiste en rebajar los impuestos para los más ricos".

Romney no se quedaba atrás. Se ponía de pie para contestar con mucha seguridad y contradecía permanentemente a Obama en una guerra de cifras cuya veracidad ignoraban los más de 65 millones de televidentes. Pero cometió dos errores. El primero fue cuando dijo que durante su gobernación no encontró inicialmente hojas de vida de mujeres capacitadas para trabajar en su gabinete. Y, ojo, porque esa equivocación, sumada a su postura opuesta a todo tipo de aborto, lo tiene muy por debajo en las encuestas en los llamados 'swing states', donde se deciden las elecciones. En Ohio, por ejemplo, el apoyo femenino a Obama es del 65 por ciento, mientras a Romney lo respalda el 27 por ciento. Y en la Florida los porcentajes son del 64 y el 30 respectivamente, según un sondeo publicado el jueves por The New York Times.

Cometió el segundo error al aseverar que Obama, cuando compareció en el Rose Garden de la Casa Blanca el 11 de septiembre, justo después del asesinato de Christopher Stevens, el embajador norteamericano en Libia, no había descrito ese hecho como "un acto terrorista". El caso es que no solo Obama corrigió a Romney en el debate, sino también Candy Crawley. De ahí en adelante, Romney perdió un poco los papeles.

Pero no del todo. Porque si es verdad que esta vez Obama fue mucho más incisivo, "mucho mejor", como dice The Economist, también es cierto que Romney "no lo hizo mucho peor" según el mismo semanario británico. Además, y he ahí uno de los principales líos de la campaña del presidente, Obama no ha sido capaz de dar una explicación clara de cómo sería un segundo mandato suyo y de cómo lograría sus objetivos. "No ha dicho qué haría los próximos cuatro años", le reprochaba hace cuatro días The Wall Street Journal.

En síntesis: aunque según CBS News para el 37 por ciento Obama ganó esta cita televisada mientras que para el 30 por ciento el encuentro fue de Romney, lo cierto es que el primer debate perjudicó más a Obama que el segundo a Romney. Habrá que ver cómo quedan las cargas el lunes 22 en la Universidad de Lynn en Boca Ratón (Florida). Porque después de eso no habrá más debates y la suerte para el cargo más importante del mundo se habrá jugado casi totalmente.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.