Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 2000/01/10 00:00

Entre dos fuegos

El caso del pequeño náufrago cubano plantea la pregunta de si la política o la economía pueden separar a un hijo de su padre.

Entre dos fuegos

Despues de sobrevivir dos días en el mar agarrado de un neumático tras ver morir a su madre, al novio de ésta y a otras nueve personas cuando el bote en que viajaban naufragó, cualquiera podría pensar que el drama de Elián González terminó cuando fue llevado a tierra por la Guardia Costera de Estados Unidos.

Pero apenas comenzaba. La vida del pequeño de seis años se complicó cuando las autoridades norteamericanas accedieron a la petición de un tío abuelo quien, con el patrocinio de la ultraderechista Fundación Nacional Cubano-Americana, solicitó que le permitieran permanecer en Estados Unidos. Al acceder los gringos desconocieron la solicitud del padre de Elián, un portero de hotel llamado Juan Miguel González, y de paso provocaron la entrada en escena del presidente Fidel Castro. El líder cubano, muy a su estilo, amenazó a Estados Unidos con boicotear las próximas negociaciones sobre migración (ver recuadro) si el niño no era devuelto y convocó a las protestas populares, que comenzaron a congregarse ante la Sección de Intereses Norteamericanos en La Habana.

Pero detrás de todo ese embrollo de tintes políticos está un tema jurídico muy claro y una tragedia personal y familiar de dimensiones humanas. Como dijo a SEMANA el abogado Bernard Perlmutter, director del departamento de derecho juvenil e infantil de la Universidad de la Florida, “si no fuera por sus connotaciones políticas, el caso sería muy simple: un niño debe estar con su padre biológico, porque así lo establecen la ley de la Florida, la Constitución de Estados Unidos y la Declaración universal de los derechos del niño. La única razón para quitarle la patria potestad a un padre es que sea considerado incapaz, por ejemplo, porque se trate de un violador o algo así”.

Pero los parientes de Elián en la Florida no piensan cuestionar la capacidad de Juan Miguel para criar a su hijo ni niegan su versión de que el niño pasaba cinco de los siete días de la semana con su padre. A cambio argumentan que Elián tiene un mejor futuro económico en Estados Unidos y su abogado, Spencer Eig, sostiene que devolverlo a Cuba sería convertirlo en “esclavo de Fidel Castro”.

La unanimidad en contra de esa tesis es abrumadora. Según el abogado Carlos Fradique, especialista en esa materia, “aceptar esa argumentación equivaldría a que los pobres no tienen derecho a tener hijos y a que la patria potestad dependería de si el régimen político en el que vive el padre o la madre es del gusto de Estados Unidos”. Para Perlmutter, “es lamentable, pero las ideas políticas son irrelevantes para el caso. La Corte Suprema ha reiterado que el derecho a la privacidad permite a los padres criar a sus hijos en la ideología que consideren conveniente, y eso incluye, obviamente, al país en que se viva. Y el hecho de ser pobre no configura una causal de negligencia”. Angela de Verteuil, también especialista en la materia, dijo a SEMANA que “quitarle la patria potestad a alguien es de lo más difícil, y eso es así en cualquier parte”.

Al final de la semana las autoridades norteamericanas comenzaron a dar muestras de su disposición para entregar al niño a su padre, mientras Fidel parecía entender que su retórica agresiva no era la más conveniente. Pero la familia de Miami no mostraba un tono conciliatorio. Sus cuatro abogados anunciaron una estrategia judicial, incluido el pedido de asilo político, para bloquear una posible decisión administrativa del Servicio de Inmigración de Estados Unidos. Pero según los especialistas consultados por SEMANA sus posibilidades de éxito son escasas, al menos en el terreno estrictamente técnico-jurídico. La única posibilidad de éxito es que se imponga el criterio político, dado que los jueces de la Florida son elegidos popularmente y una decisión de devolver a Elián sería muy impopular entre buena parte de los cubano-norteamericanos.

Mientras tanto el padre del niño espera en Cuba a que otros decidan el destino de su hijo. Un niño que fue sacado de la isla ilegalmente y sin su consentimiento, que sobrevivió a un naufragio y que ahora, en manos de otras personas, podría convertirse en un precedente

preocupante para el derecho de familia en el mundo entero.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.