Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/14/2012 12:00:00 AM

Escenas del Titanic se reviven en Italia al encallar un enorme crucero

Tres cadáveres fueron recuperados del mar, mientras según informes de prensa había 69 personas aún desaparecidas después de que el Costa Concordia encalló la noche del viernes cerca de la costa de Toscana. Había 10 pasajeros colombianos.

Al menos tres personas murieron -dos franceses y un peruano- y decenas más resultaron heridas al encallar un crucero con más de 4.200 personas a bordo cerca de la isla italiana Giglio, en aguas de la región de Toscana, la noche del viernes, informaron diversos medios de prensa italiana en sus páginas digitales.

Escenas del "Titanic" se revivieron el sábado a bordo del buque crucero Costa Concordia. De acuerdo con la prensa local, las autoridades de la provincia de Grosseto dijeron que conocían el paradero de 4.165 de las 4.234 personas que estaban a bordo del crucero. Había informaciones sobre otros tres muertos pero no han sido confirmados, dijo el comandante de la Guardia Costera, Francesco Paolillo.
 
Entre los pasajeros habían diez colombianos de los que no se reportó incidente alguno. Entre los latinoamericanos, había 46 brasileños, 17 argentinos, diez chilenos, ocho peruanos, cinco venezolanos, cuatro dominicanos, dos cubanos, dos ecuatorianos, dos mexicanos y un uruguayo
 
La nave estaba efectuando una crucero por el Mediterráneo, que salió de la ciudad costera italiana de Savona (norte) con escalas previstas en Civitavecchia (centro), Palermo (Sicilia), Cagliari (sur), Palma de Mallorca (España), Barcelona (España), Marsella (Francia) y regreso a Savona, según una nota de la compañía naviera.

Dos horas después de salir de Civitavecchia, hacia las 21.30 hora local (20.30 GMT), cuando el buque se encontraba en las cercanías de la isla de Giglio y la mayoría de los pasajeros cenaban, se fue la luz y se sintió un golpe y un gran estruendo, relataron después los náufragos a los medios italianos.

Aunque los pasajeros fueron advertidos por el capitán de que se trataba de un problema eléctrico, se percataron de que la nave se estaba inclinando y poco después fueron invitados a ponerse el chaleco salvavidas y a subir al puente y situarse ante las lanchas de emergencia.

Cuando los allí reunidos se dieron cuenta de que no se trataba de un problema eléctrico y que estaba entrando agua en el buque, se vivieron escenas de pánico y empellones a la hora de embarcar en las lanchas salvavidas y en las patrulleras de los bomberos de Civitavecchia y de Livorno que han ido trasladando a los pasajeros a la isla de Giglio.

El párroco de Giglio ha tenido que abrir las puertas de la iglesia de San Lorenzo y Massimiliano, en ausencia de otros albergues disponibles.

Mujeres elegantemente vestidas con los zapatos de tacón en la mano, niños llorando y personas somnolientas tumbadas en el suelo componen el cuadro de la parroquia.

El transbordo está casi completado, pero la isla de Giglio es demasiado pequeña para hospedar a 4.200 personas por lo que la región de Toscana a la que pertenece ha activado un plan de socorro para que los náufragos sean transportados al elegante puerto de Santo Stefano.

Por su parte, la compañía Costa Crociere propietaria del crucero Costa Concordia ha asegurado que todavía "no es posible definir la causa del problema ocurrido".
 
Desorganización
 
El sábado por la mañana, la embarcación estaba casi totalmente ladeada frente la costa de Giglio, con el costado de estribor sumergido en el agua.

Diversos pasajeros se quejaron de que los tripulantes no los instruyeron sobre cómo salir del barco y de que, cuando la emergencia era evidente, tardaron tanto en bajar los botes salvavidas al mar que muchos no pudieron ser separados porque el barco ya estaba muy inclinado.

El ensayo de evacuación en el crucero estaba programado para la tarde del sábado, aunque algunos pasajeros llevaban varios días a bordo.

Unas 50 personas atrapadas en el barco fueron retiradas con helicópteros y otras fueron rescatadas por botes en la zona. Un funcionario dijo que algunos individuos saltaron al mar. Los socorristas de la Guardia Costera continuaban el sábado la búsqueda de sobrevivientes.

"Estuvo muy desorganizado, nuestro ensayo de evacuación estaba previsto para las cinco de la tarde", dijo la estadounidense Melissa Goduti, de 28 años, quien había subido horas antes al crucero. "Habíamos bromeado: '¿Qué tal si algo ocurriera hoy?'"

"¿Han visto 'Titanic'? Eso era exactamente", relató Valerie Ananias, de 31 años y profesora en Los Angeles, que viajaba con su hermana y sus padres en el primero de dos cruceros por el Mediterráneo. Todos ellos tenían moretones oscuros en las rodillas por el esfuerzo de pasar de rodillas por pasillos y huecos de escaleras casi verticales para llegar a los botes de rescate.

"Nos arrastramos por un pasillo, en la oscuridad, guiados únicamente por los destellos del chaleco salvavidas", dijo su madre, Georgia Ananias, de 61 años. "Podíamos oír que se estrellaban platos y trastos; la gente se azotaba en las paredes".

Las palabras se le entrecortaron por las lágrimas cuando recordó el momento en que una pareja argentina les entregaba a su hija de 3 años debido a que no podían mantener el equilibrio mientras el barco se inclinaba, y la familia estaba de pie en una pared.

"El dijo: 'tomen a mi nena''', dijo Ananias mientras entre lágrimas se cubría la boca con una mano. "Tomé a la nena. Pero entonces yo era empujada. No quería que la niña cayera por las escaleras. Se las regresé. Yo no podía sostenerla".

"Me pregunto dónde estarán", dijo Valerie en voz baja.

La familia afirmó que fueron unos de los últimos en salir del barco, y que bajaron meneándose por una cuerda en la parte descubierta del barco para esperar a un bote de rescate.

Las autoridades informaron que unas 30 personas sufrieron heridas, en su mayoría sólo moretones, pero que al menos dos estaban graves.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.