Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2001/01/08 00:00

Espía condenado

Espía condenado

Un proceso judicial acaba de recordar al mundo que la terminación de la Guerra Fría no significó el final de las historias de intriga internacional. El empresario norteamericano Edmond Pope acaba de ser condenado en Moscú a 20 años de prisión acusado de espionaje. Pope, de 54 años, fue apresado en esa capital en abril por el Servicio Federal de Seguridad y acusado de tratar de robar los planos de un torpedo de alta velocidad conocido como Squall. Lo que hace increíble el caso es que Pope, quien tiene una empresa que compra tecnología marítima, sostiene que siempre actuó abiertamente porque creía que los planos no eran secretos, entre otras cosas, porque ese modelo ya ha sido vendido al exterior. El insólito caso podría afectar las relaciones entre Estados Unidos y Rusia.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.