| 2015/12/05 20:00

“Estado Islámico maneja una economía de guerra”: Loretta Napoleoni

La experta en Estado Islámico y autora del libro ‘El fénix islamista’, habló con SEMANA sobre las finanzas de ese grupo que tiene en vilo al mundo entero.

Las finanzas y composición política de Estado Islámico son dos factores determinantes para Loretta Napoleoni.

Semana: Su libro se llama ‘El fénix islamista’. ¿Por qué le puso ese nombre?

Loretta Napoleoni:
Utilicé la figura de este animal fantástico que revive de sus propias cenizas para describir a Estado Islámico (EI) como un grupo que surgió a partir de otro, pero con características más peligrosas. Aunque el público general solo lo conoció el año pasado, existe desde 2003, cuando el Ejército de Estados Unidos invadió Irak.

Semana: Por esa capacidad de renacer, ¿quiere decir que son invencibles?

L. N.:
No. Nadie es invencible. Pero estas células terroristas renacen porque hay una motivación política muy fuerte detrás de ellas, que se conecta con el anhelo de cambio que motivó la Primavera Árabe a principios de esta década. Esta utopía musulmana nace de un sentimiento de represión que existe desde que cayó el Imperio otomano y las potencias europeas se impusieron en Oriente Medio. Además, en el proyecto de EI la cuestión nacionalista es muy fuerte. Muchos de los jóvenes que llegan a Siria para adherir a ese grupo lo hacen por un mensaje patriótico, en el que está en juego la formación de una gran nación musulmana. De hecho, EI busca imponer un cambio radical al interior de Oriente Medio.

Semana: ¿Qué diferencia a EI del resto de los grupos yihadistas?

L. N.:
La diferencia más importante es justamente el concepto de Estado, que no en vano aparece en el nombre del grupo. Hasta 2014, ningún grupo yihadista había logrado controlar un territorio e imponer su ley en él. Bajo el régimen del mulá Omar en Afganistán Al Qaeda se acercó a ese objetivo, pero no tenía una administración, ni un gobierno propios. En cambio, la gente que vive dentro del califato de EI paga impuestos. Por ende, el califato funciona económicamente como cualquier otro país.

Semana: ¿Qué tanto daño se le puede hacer atacando sus fuentes de financiación?

L. N.:
Poco, pues no es posible cortarlas de tajo. EI controla todos los recursos de la región que domina, como el petróleo y otros recursos mineros. Pero también elementos tan básicos como el agua. De hecho, sus militantes llevan a cabo una economía de guerra, en la que prima la informalidad. Para no ir más lejos, no hay un sistema bancario que se pueda intervenir.

Semana: Muchos temen que a EI lo estén financiado potencias como Qatar y Arabia Saudita. ¿Se trata de apoyo estatal, o son simplemente simpatizantes?

L. N.:
Ese apoyo existió en el pasado, cuando se estaba formando. Pero ya no. Desde que fundó su califato y se independizó políticamente, es claro que financiarlo es una misión suicida. En 2014, su líder, el autodenominado ‘califa’ Abu Bakr Al Bagdadi, se declaró la autoridad máxima del islam, y se puso por encima de todos los gobernantes musulmanes, incluyendo por supuesto a los de esos países. En la actualidad, lo que hay son pequeños simpatizantes, que ayudan económicamente a EI.

Semana: La naturaleza de EI es expandirse. ¿Es posible que lleguen a América?

L. N.:
Lo dudo mucho, sobre todo por razones históricas. El califato de los omeyas, que es en el que Estado Islámico se inspira, se desarrolló mucho antes de que se tuvieran noticias de América. Además, solo Argentina tiene una minoría musulmana considerable. No excluyo que se presenten ataques menores, pero nada comparable con lo que pasó en París.

Semana: ¿Cómo se imagina el final de EI?

L. N.:
Me temo que será imposible acabar a EI con guerra. Si llega a debilitarse militarmente, su presencia no terminará en Oriente Medio porque está consolidado en la región. Pero si hipotéticamente fuera anulado, si no se afrontan las causas históricas que lo provocaron, como un Fénix resurgirá de las cenizas y será más peligroso de lo que es hoy.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.