Viernes, 21 de noviembre de 2014

| 2013/04/18 00:00

Explosión en Texas: un “escenario de pesadilla”

La tragedia deja hasta el momento 15 muertos y más de 160 heridos, en el poblado de Waco.

Estas son algunas imágenes de la explosión en Texas.

La mortal explosión en una planta de fertilizantes en Texas es un "verdadero escenario de pesadilla", dijo el jueves el gobernador de ese estado Rick Perry.

Los rescatistas buscaban el jueves sobrevivientes de la gigantesca explosión en un pequeño poblado de Texas que dejó de cinco a 15 muertos y más de 160 heridos, al tiempo que demolió la planta y arrasó varias cuadras a la redonda.

Perry enfatizó durante una conferencia de prensa que gran parte de la información sobre las víctimas es "muy preliminar", y dijo que el presidente Barack Obama ha ofrecido declarar el condado de McLennan como una emergencia elegible para ayuda federal.

La explosión en el centro de West, una comunidad agrícola a unos 32 kilómetros al norte de Waco, sacudió la tierra con la fuerza de un pequeño sismo y se pudo escuchar a decenas de kilómetros. Generó llamaradas enormes que ascendieron en el cielo nocturno y arrojó brasas ardientes y escombros sobre los aterrorizados residentes.

"Aún están extrayendo heridos y evacuando gente de sus casas", dijo William Patrick Swanton, sargento de la policía de Waco, el jueves en la madrugada.

"En un momento dado, esto se convertirá en un operativo de recuperación, pero ahora seguimos en búsqueda y rescate", agregó después.

Swanton dijo que las autoridades creen que entre cinco y 15 personas murieron a causa de la explosión, pero insistió en que es un cálculo muy preliminar. No hay indicios de que el siniestro sea algo más que un accidente industrial, agregó.

Entre los muertos figura al parecer un equipo de bomberos voluntarios de entre tres y cinco integrantes y un policía que acudieron a la planta West Fertilizer Co. en respuesta a un aviso de fuego poco antes de la explosión. Una tormenta eléctrica se extendía por la zona mientras el jueves por la mañana seguían buscando a los desaparecidos.

La explosión ocurrida hacia las 8 de la noche demolió una zona de cuatro cuadras en torno a la planta, que según el concejal Al Vanek quedó "totalmente diezmada". Fueron destruidas de 50 a 75 casas, un complejo de apartamentos con unas 50 unidades que un policía estatal dijo quedó convertido en un "esqueleto", una escuela secundaria y la residencia de ancianos West Rest Haven, de donde fueron evacuados 133 pacientes, algunos de ellos en silla de ruedas.

En las horas que siguieron a la explosión, los habitantes deambulaban por las calles oscuras y ventosas en busca de refugio. Entre ellas estaba Julie Zahirniako, quien dijo que ella y su hijo, Anthony, habían estado jugando en un campo de recreo escolar cerca de la planta cuando se produjo el estallido.

Su hijo se elevó 1,2 metros (cuatro pies) y se rompió las costillas. Ella vio gente que salía corriendo de la residencia de ancianos y el techo de la escuela elevándose hacia el cielo.

"El fuego estaba tan alto", señaló. "El ruido era fuertísimo. La tierra y todo se sacudía".

Otros testigos dijeron que el panorama se asemejaba al atentado de 1996 en Oklahoma City. Las autoridades indicaron que la planta fabricaba materiales parecidos a los que se usaron en la elaboración de la carga explosiva que demolió el edificio federal Murrah en esa ciudad.

Aunque las autoridades dijeron que pasará algún tiempo antes de conocer el número de muertos, indicaron que los heridos sumaban más de 160 el jueves en la madrugada.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×