Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2009/09/12 00:00

Fallece Juan Almeida, comandante de revolución cubana

Fallece Juan Almeida, comandante de revolución cubana

LA HABANA (AP) — Juan Almeida Bosque, uno de los tres comandantes de la revolución cubana y quien profesó una férrea lealtad hacia Fidel Castro fraguada al calor del campo de batalla, falleció el viernes debido a un paro cardiorespiratorio. Tenía 82 años.

Medios de prensa cubanos informaron sobre el deceso y el Consejo de Estado decretó duelo nacional en todo el país con la bandera a media asta.

"El nombre del Comandante de la Revolución Juan Almeida Bosque permanecerá por siempre en el corazón y la mente de sus compatriotas, como paradigma de firmeza revolucionaria, sólidas convicciones, valentía, patriotismo y compromiso con el pueblo", expresó un comunicado oficial.

El comandante fue además un cercano colaborador y amigo personal de Fidel y Raúl Castro, este último actual presidente luego de reemplazar a su hermano.

"Con profundo dolor, la Dirección del Partido y del Estado comunica a nuestro pueblo que el Comandante de la Revolución Juan Almeida Bosque, miembro del Buró Político y vicepresidente del Consejo de Estado, falleció en esta capital a las 11: 30 de la noche de ayer 11 de septiembre, como consecuencia de un paro cardio-respiratorio", expresó la nota oficial.

Atendiendo a la voluntad del dirigente, sus restos mortales no serán expuestos y se lo inhumará con honores militares "en fecha que se anunciará posteriormente", manifestó el comunicado.

Paralelamente, el domingo desde las 8 de la mañana y por 12 horas será decretado el duelo oficial y se realizarán homenajes en su honor para que la población pueda darle su último adiós.

Los tributos se realizaban en el Memorial José Martí de esta capital, la base del monumento a Antonio Maceo de Santiago así como en otros lugares en las capitales de todas las provincias, incluyendo la Isla de la Juventud, donde el dirigente estuvo preso tras su participación en el asalto al cuartel Moncada en 1953.

En los últimos años se lo veía poco en público y entre sus responsabilidades estaba recibir las credenciales de los embajadores que llegaban a la isla.

Almeida, un albañil de raza negra estuvo entre los más cercanos y determinantes colaboradores de la lucha guerrillera y en los primeros años del gobierno revolucionario.

Tanto así que junto a Ramiro Valdés y Guillermo García, era uno de los tres en ostentar la distinción de "comandante de la revolución", reservada sólo para quienes comenzaron con Castro en la década de los años 50 el combate rebelde.

Simpático, de trato agradable, Almeida se ganó el corazón de muchos cubanos que ahora se consternaron ante su deceso.

"Era el padre de Cuba. Todo el mundo lo quería y respetaba. Lo estamos sintiendo", dijo a la AP Luis Vizcaíno, un jubilado de 76 años de edad.

"Fue un hombre muy grande", comentó por su parte Oscar Jiménez.

Nacido en La Habana el 17 de febrero de 1927, se incorporó a la lucha rebelde al conocer en marzo de 1952 en la Universidad de La Habana a un alumno de la facultad de derecho y quien cambiaría su destino: Fidel Castro.

Un año después, en julio de 1953, Almeida se integraría el centenar de jóvenes que encabezados por Castro asaltó el cuartel Moncada en Santiago de Cuba, al oriente de la isla, el detonante para el inicio de la lucha contra la dictadura de Batista.

Detenido, al igual que Castro y los sobrevivientes del fallido asalto, Almeida fue condenado a 10 años de prisión, sentencia que quedó sobreseída en mayo de 1955 por una amnistía. Almeida, entonces, salió exiliado junto a Castro rumbo a México y desde donde solo regresó a bordo del yate "Granma".

Fue entonces cuando nació una de las consignas políticas cubanas más utilizadas: "Aquí nadie se rinde", frase gritada por Almeida al argentino Ernesto "Che" Guevara, quien yacía herido levemente en medio del intenso cerco tendido por las tropas oficiales a los expedicionarios del Granma.

Ese expediente de Almeida le valió su ascenso en la comandancia rebelde y tener su propio frente de operaciones, el número 3, ubicado al oriente de la isla. Batista huyó de La Habana el 1 de enero de 1959.

De inmediato, se le encargaron misiones militares, desde jefe de unidades motorizadas, hasta su membresía en del estado mayor de las Fuerzas Armadas.

También fue miembro del Comité Central del Partido Comunista de Cuba desde su creación en octubre de 1965.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.