Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/25/1985 12:00:00 AM

FAMILIA UNIDA, PAIS DIVIDIDO

La derecha acusa al presidente Duarte de haber salvado a su hija y condenado al país

Muchos tragos amargos tuvo que pasar el presidente de El Salvador, José Napoleón Duarte, durante el tiempo en que estuvo secuestrada su hija, Inés Guadalupe. Pero muchos más tendrá que pasar ahora que ella ha sido liberada.
Desde que comenzaron las negociaciones con el Frente Farabundo Martí, que reivindicó el secuestro, las conversaciones estuvieron varias veces a punto de romperse. El Presidente se debatía entre sus sentimientos personales y la presión que, desde distintos sectores, especialmente desde el militar, se le hacían para que no cediera a las exigencias de los guerrilleros que pedían a cambio de la liberación de la hija del Mandatario, de una amiga suya y de 38 alcaldes menores la entrega de 28 presos políticos. El grupo derechista Alianza Republicana Nacionalista (ARENA) publicó varios anuncios en la prensa, en los cuales se instaba a Duarte a no negociar con la guerrilla porque ya había demostrado "bastante impotencia" y se lo tildaba de "soberbio y sordo".
Estas acusaciones hacían eco en la opinión generalizada de que ceder a las solicitudes de la guerrilla, era mostrar debilidad y abrir la posibilidad para futuras acciones del mismo tipo.
Las acusaciones no provinieron siempre de los sectores derechistas que ahora insisten en que Duarte ha debilitado el gobierno al poner por encima de los intereses nacionales sus intereses personales. El Frente Farabundo Marti afirma que Duarte nunca estuvo preocupado por solucionar el difícil momento político que originaba esta situación, sino exclusivamente por la liberación de su hija. "Fue a petición de la Iglesia y de algunos organismos internacionales que se negoció la liberación de los alcaldes y demás funcionarios públicos secuestrados", afirmaron los guerrilleros, para referirse al hecho de que el Mandatario salvadoreño habría dejado por fuera de la mesa de negociaciones este punto, dedicando exclusivamente sus esfuerzos para rescatar a su hija.
A las acusaciones de la derecha Duarte respondió atacando. "Si al guien contribuyó a que la guerrilla se organizara y avanzara, fueron aquellos que, en el pasado, pagaron millonarios rescates que sirvieron para comprar las armas con las cuales ahora nos combaten". En cuanto a que había desestabilizado al país, la acusación parecía obviar el que no hubiera dado una respuesta, si se tiene en cuenta que desestabilizar a El Salvador más de lo que está, puede considerarse una misión imposible.
Seis años de guerra y no menos de 60 mil muertos son suficiente prueba de lo anterior. Frente a las demás acusaciones, Duarte se limitó a responder: "La conducta del gobierno ha sido humana".
Pero independientemente de que sus respuestas puedan ser comprendidas en parte por la opinión salvadoreña e internacional lo cierto es que Duarte y su gobierno han quedado muy mal parados. Y así lo parece evidenciar la opinión de un alto mando militar en el sentido de que "las tensiones van a abrir brechas entre el gobierno y el Ejército".
Por su lado, la guerrilla está cantando victoria. No sólo logró la liberación de 26 presos políticos y el envío a Cuba de 96 lisiados de guerra que se encontraban en territorio controlado por la guerrilla, sino que además dividió la opinión del centro y la derecha y sembró la cizaña entre el gobierno civil y las Fuerzas Armadas. Como si fuera poco, aquellos observadores que aseguraron que el secuestro de la hija de Duarte iba a producir un cisma entre la guerrilla, parecen haberse equivocado de plano. Las transmisiones de Radio Venceremos revelan que nunca han estado más unidos. En contraste, la situación del presidente Duarte se muestra más difícil que nunca y lo que nadie sabe es ante cuál de sus enemigos corre más peligro, si frente a la derecha o frente a la izquierda.--
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.