Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 1984/04/23 00:00

"FEBRES SE HA QUEDADO SOLO"

Rodrigo Borja explica cómo ganará la presidencia de su país, elogia a Belisario Betancur y critica a las encuestadoras colombianas.

"FEBRES SE HA QUEDADO SOLO"

La segunda vuelta en la elección de Presidente de Ecuador será el próximo 6 de mayo. En la primera, el ganador fue Rodrigo Borja quien obtuvo -según los últimos datos del 13 marzo del Tribunal Supremo Electoral- 613.904 votos frente a 569.475 de León Febres Cordero. Todo indica que en la próxima ronda electoral Borja confirmará esa ventaja, dada la amplitud de la coalición que se ha creado en torno suyo. Eduardo Mackenzie, editor de la sección internacional de SEMANA, entrevistó a Rodrigo Borja el 13 de marzo pasado en Quito. He aquí los principales apartes de la charla:
SEMANA: ¿Cuál sería la diferencia entre un modelo económico del gobierno de Rodrigo Borja y un modelo económico neoliberal del Frente de Reconstrucción de León Febres Cordero?
RODRICO BORJA: El modelo económico neoliberal de la derecha se fundamenta en el mero crecimiento de la producción y de la productividad y no tiene mayor preocupación por la distribución ni por la justicia social. El modelo nuestro pone énfasis en la equidad y no solamente en el crecimiento productivo. Nos preocupa mucho que los excedentes del proceso productivo sean distribuidos equitativamente entre todos los sectores sociales que con su trabajo contribuyen a crear riqueza.
S.: Blasco Peñaherrera (vicepresidente en la lista de Febres) ha mencionado que el gobierno social demócrata de Lusinchi prometió en su campaña: vivienda, bajos precios de los alimentos, etc. Sin embargo, al poco tiempo de haber subido al poder lanzó un paquete económico que contradice estas promesas. ¿ Con Rodrigo Borja sucedería lo mismo?
R.B.: Blasco Peñaherrera no abre la boca sino para falsear la verdad y echar veneno por todos los poros. Que él diga estas u otras cosas no me sorprende en lo absoluto. Yo digo que cada país tiene su propia vía de desarrollo. Nosotros no estamos para copiar experiencias de nadie; no estamos para dar ni para recibir lecciones de nadie en el exterior. Si el Presidente Jaime Lusinchi forzado por el de sastre del gobierno demócrata cristiano se ha visto obligado a tomar determinadas medidas para estabilizar la economía de ese país, ese es un problema del Presidente Lusinchi y de Venezuela. Yo respeto como el que más las decisiones de él pero yo no estoy obligado a copiarlas en el Ecuador. Yo no estoy para copiar nada.
La derecha está copiando exactamente los slogans de la campaña de Lusinchi en Venezuela, como copiaron sin pagar los derechos de autor el slogan del Presidente colombiano, mi gran amigo. Belisario Betancur, de que con Belisario sí se puede" Lo que pasa es que con Belisario sí se pudo y con León no se pudo, como acaba de demostrarse en la primera vuelta. Porque Belisario no ganó por la frasecita de los imaginativos de la publicidad. Belisario ganó por que estuvo junto al pueblo toda la vida y no la víspera de las elecciones, como lo ha hecho Febres Cordero, y porque estuvo al lado de los sufrimientos de los trabajadores toda la vida y no solamente en el trance electoral. De tal manera, que hay un abismo de distancia entre la campaña electoral del Presidente Belisario Betancur en Colombia y la campaña del candidato de la oligarquía en el Ecuador. Hay una distancia abismal por más que él esté asesorado por un gran equipo de nada menos de 30 profesionales colombianos (por que el ingeniero Febres no tiene confianza en la capacidad ni en la inteligencia del Ecuador) para que le asesoren su campaña. A pesar de ese asesoramiento, las cosas están definitivamente perdidas para el candidato de la oligarquía.
A propósito de esto, yo creo que debemos empezar a reaccionar. ¿Hasta cuándo los señores colombianos van a intervenir en la política del Ecuador? ¿Hasta cuándo van a fabricar encuestas para falsear la verdad electoral de nuestro país? Hay que pedir cuenta a la candidatura de la derecha de esto, de la ingerencia de extranjeros en la política ecuatoriana.
S.: Para el observador colombiano aún así no es muy clara la diferencia que puede existir en términos programáticos entre usted y León Febres...
R.B.: Ideológicamente hay la distancia que va entre el neoliberalismo y el socialismo democrático que nosotros postulamos, distancia abismal en materia de brújula ideológica. En cuanto a la solución de la crisis económica de nuestro país ellos pretenden hacerlo de arriba abajo, es decir por el llamado "sistema del goteo": inyectar recursos económicos en las cúpulas empresariales y esperar que algo gotee hacia las capas inferiores de la población. Nosotros no creemos en el "goteo", por que ni el dinero del petróleo goteó hacia abajo. En el Ecuador eso no funciona.
Nuestra propuesta de rehabilitación económica es de abajo hacia arriba asignando recursos a la base popular, dándole poder de compra, dándole capacidad de consumo y creando demandas populares a las que debe responder el aparato productivo para satisfacerlas. En ese momento empezará a desperezarse la economía ecutoriana.
S.: ¿Cuáles serían los perfiles de la política exterior de su gobierno en momentos en que para América Latina la coyuntura centroamericana es tan grave?
R.B.: Los que han dirigido la acción de nuestro partido desde su fundación: rechazo a las conquistas territoriales por la fuerza, solución pacífica de las controversias internacionales, no intervención en los asuntos domésticos de los Estados, resistencia a la dominación exterior y afirmación del principio de independencia nacional. Rechazo a los imperialismos y a los hegemonismos cualquiera que sea su signo ideológico, reivindicación del derecho de los pueblos a conducir sus propios destinos sin intervenciones extranjeras, respeto a los derechos humanos en todos los territorios. Estos serían básicamente los principios, tal vez olvidándome de uno, solidaridad con los pueblos que sufren la acción de los gobiernos dictatoriales, y apoyo a la iniciativa de crear un nuevo orden económico internacional.
S.: ¿Cual va a ser la posición de su gobierno frente al Fondo Monetario Internacional ?
R.B.:Se han vencido las deudas de muchos países latinoamericanos. Estamos endeudados hasta las orejas y para refinanciar y reescalonar los plazos, la banca privada de norteamérica y Europa exige una especie de certificado de buena conducta del FMI, quien formula sus recomendaciones para "estabilizar", según la terminología de ellos, las economías de nuestros países. Ahí empiezan los problemas. Esas recomendaciones están llevando a un tremendo proceso de recesión con altísimo costo social pues buena parte de lo que producen los países lo están destinando al pago de sus deudas, no quedando suficientes recursos internos para el desarrollo económico.
De allí que la última conferencia de Quito, para mí tiene mucha importancia en la medida que fue un primer paso de concertación entre países latinoamericanos para lograr de la banca acreedora y del FMI una política más comprensiva.
S.: ¿A cambio de qué compromisos políticos se da el apoyo de varios partidos a la Izquierda Democrática para la segunda vuelta?
R.B.: A cambio de ningún compromiso político. Ningún partido me ha pedido ninguna "trocha" (cuota de poder) y eso me satisface. Nosotros ni hemos pedido a ningún gobierno "trocha", ni como gobierno estamos dispuestos a dar "trocha" a nadie. Ha sido un respaldo por intereses nacionales muy parecido al que nosotros dimos hace cinco años a Roldós sin siquiera hablar con él.
S.: ¿Cómo organiza la estrategia para la segunda vuelta?
R.B.: Como la primera. Al pueblo le gustó nuestra campaña, nuestro estilo político y si nos fue bien en la primera, como no hay primera sin segunda, seguiremos con el mismo estilo: hablar con franqueza al pueblo, no ofrecerle milagros, no hacer demagogia, no insultar, no calumniar a los adversarios políticos, "no levantar falsos testimonios ni mentir", no recorrer las ciudades con guardias de choque y metralletas disparando al pueblo.
S.: Se oyen en Colombia agresivas declaraciones del doctor León Febres respecto de las pasadas elecciones. ¿Tiene él mucho apoyo dentro de ciertos sectores militares? ¿Hay una amenaza de golpe?
R.B.: Es una idea infundada. El no tiene ningún apoyo de sectores militares. El hombre está sólo, ha perdido el apoyo en los sectores civiles, no ha obtenido el respaldo de sectores militares que están muy interesados en la continuidad del sistema constitucional de nuestro país. No crea usted que las protestas y las obsesivas reclamaciones de fraude de Febres Cordero van a tener ningún efecto en la continuidad de nuestro sistema constitucional. El simplemente es un mal perdedor, como perdió las elecciones dice que hay fraude, si las hubiera ganado hubiera saludado la limpieza del proceso. La verdad es que en estas elecciones hubo el menor índice de ausentismo de toda la moderna historia electoral de Ecuador.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.