Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/7/1986 12:00:00 AM

FEBRES SE QUEDA SOLO

Doble derrota propina la oposición al Presidente ecuatoriano.

FEBRES SE QUEDA SOLO FEBRES SE QUEDA SOLO

Se ha vuelto un lugar común decir que el mundo, en materia política, está girando hacia la derecha. El ejemplo más reciente citado por quienes sostienen esta teoría fue el resultado de las elecciones parlamentarias francesas que desembocaron en la cohabitación, con Presidente socialista y gabinete de derecha. Pero lo sucedido la semana pasada en el vecino Ecuador no parece enmarcarse dentro de este contexto.

En efecto, las elecciones parlamentarias que se celebraron en forma conjunta con un referéndum nacional en el cual el gobierno del presidente derechista León Febres Cordero pretendía obtener un voto de confianza, significaron una contundente derrota para el gobierno y un avance considerable tanto de la oposición socialdemócrata y democristiana de centro-izquierda, como de los grupos marxistas que aumentaron sustancialmente sus representantes en el Parlamento.

Del total de 71 escaños del Congreso Nacional, la izquierda con cerca del 22% de los votos y el centro-izquierda con más del 32%, obtuvieron 43 escaños. Mientras tanto, el Partido Social Cristiano de Febres y sus aliados debieron conformarse con un 35% de los sufragios y apenas 19 escaños. Los 9 restantes quedaron en manos de dos grupos centristas.

Febres, cuyos asesores eran conscientes de esta derrota desde varias semanas antes de los comicios, fue aconsejado por éstos para que convocara un plebiscito nacional para reformar la Constitución y permitir que ciudadanos independientes pudieran ser candidatos al Congreso sin necesidad de que integraran partidos políticos oficialmente inscritos. La idea de los asesores de Febres era que este plebiscito se podría ganar fácilmente y con ello, los resultados adversos de las parlamentarias podrían ser opacados. Pero la tabla de salvación también se hundió. En vista de que Febres había planteado el plebiscito como un voto de confianza del electorado en el gobierno, los votos del "no" se impusieron abrumadoramente, con cerca del 60%, mientras los partidarios del "sí" apenas alcanzaron el 26% y el resto de los votos fueron en blanco o nulos.

Pero, ¿por qué se ha desprestigiado tanto Febres? En primer lugar, por razones económicas y sociales. La austeridad impuesta por su gobierno debido a la baja de los precios del petróleo, producto que significa un 75% de las exportaciones ecuatorianas, desencadenó graves conflictos sociales que se manifestaron en huelgas y protestas. Al descontento con el "mandato de hambre" de Febres se sumaron las sucesivas crisis institucionales originadas en la rebelión del más prestigioso militar, el general Frank Vargas Pazzos, quien en varias oportunidades acusó a funcionarios del gobierno por malversación de fondos públicos.

En fin, la incógnita ahora es qué le espera al Ecuador con un Presidente de derecha y un Congreso que se le opone abiertamente. Las próximas elecciones presidenciales son en 1988 y de aquí a allá, se prevée que la confrontación será permanente. A menos que, y eso lo consideran posible algunas fuentes políticas ecuatorianas consultadas por SEMANA, los militares decidan intervenir.--

EDICIÓN 1861

PORTADA

Prieto en la mira

La imputación de cargos al exgerente de la campaña de Santos sorprendió. Pero esta no tiene que ver con el escándalo de Odebrecht ni con la financiación de las campañas. ¿Por qué?

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com