Viernes, 28 de noviembre de 2014

| 2013/05/16 00:00

Francisco condenó “dictadura de la economía sin rostro”

En su primer discurso sobre temas financieros, lamentó que la crisis haya empeorado la vida de millones de personas. Abogó por una mejor distribución del dinero.

El Papa aseguró que los mercados financieros se han convertido en una tiranía. Foto: .
;
DW

En lo que pasará a la historia como su primer discurso referido a temas económicos, el papa Francisco condenó este jueves (16.05.2013) la que llamó “tiranía” del mercado y el “culto al dinero”. Las declaraciones las realizó en la presentación de credenciales de los nuevos embajadores de Kirguistán, Antigua y Barbuda, Luxemburgo y Botsuana ante el Vaticano.

“El dinero tiene que servir, no gobernar”, dijo la autoridad católica, que asumió su cargo en marzo pasado. Habló también de condiciones de vida “indignas” y aseguró que la crisis económica que afecta a Europa había empeorado la calidad de vida de millones de personas tanto en los países ricos como en los pobres. Además, criticó la “egoísta” evasión de impuestos.

"Hemos creado nuevos ídolos. La antigua veneración del becerro de oro ha tomado una nueva forma en el culto al dinero y la dictadura de la economía sin rostro y carece de una verdadera meta humana", dijo Francisco, antes de solicitar una “reforma financiera, junto con líneas éticas que produzcan una reforma económica para beneficiar a todos", añadió.

Una tiranía invisible

El pontífice, que ha pedido a los miembros de la iglesia Católica que defiendan a los pobres, lamentó las desigualdades que produce el sistema económico. “Mientras que el ingreso de una minoría está creciendo exponencialmente, el de la mayoría se está desplomando", dijo. "Este desequilibrio es resultado de las ideologías que sostienen la absoluta autonomía de los mercados y niegan el derecho de control a los estados, que son los encargados de bregar por el bien común", agregó.

Luego, aseguró que los mercados financieros se han convertido en una “nueva, invisible y, en ocasiones, virtual tiranía, una que unilateral e irremediablemente impone sus propias leyes y reglas". Sus palabras se producen justo cuando crece el malestar en distintos países de Europa por los efectos de una crisis financiera que parece no tener fin.

Las declaraciones de este jueves se convierten en las más críticas realizadas por Francisco, quien cuando era cardenal en Buenos Aires solía expresarse críticamente del sistema financiero. Pero desde su nueva condición de papa, sus pedidos para distribuir mejor la riqueza y sus ataques a “financieros, economistas y políticos" adquieren otra dimensión.

Para que no hubiera dudas, Francisco aseguró que “el papa ama a todos, ricos y pobres, pero tiene el deber, en nombre de Cristo, de recordar al rico que debe ayudar al pobre, respetarlo, promoverlo”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×