Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/11/1980 12:00:00 AM

Fuera de Gaza

El gobierno israelí considera que por razones de seguridad es necesaria la retirada de miles de colonos de Gaza. Los afectados se niegan a aceptarlo. Crónica de SEMANA.

Desde la ventana de su casa, Sara Shorshan ve un panorama de arena y cielos despejados. De 35 años y madre de dos niños, Sara dice sentir tristeza y preocupación por este espacio tan cercano al Mediterráneo. A Kfar Damon se aproxima una fuerte tormenta con vientos de guerra. Si la puesta en marcha del Plan de Retiro de Gaza que presentó el primer ministro Ariel Sharon el 15 de abril sigue avanzando, en septiembre de 2005 Sara y más de 300 personas que viven en este asentamiento localizado en la franja de Gaza deberán dejar el lugar.

Según el Plan, los colonos israelíes que viven en la franja de Gaza deberán mudarse a Israel. La salida de estos territorios se ve como un paso definitivo hacia la paz y es uno de los puntos básicos de la llamada Hoja de Ruta. Esta iniciativa propuesta por el cuarteto de los cuatro -Estados Unidos, la Unión Europea, Naciones Unidas y Rusia- busca la creación de un Estado palestino para 2005 y el fin del conflicto ancestral que se vive en este lugar de la tierra.

Los colonos de Gaza no podrán quedarse aunque digan lo contrario y se opongan a la medida como Yehuda Heimenrath. Este hombre nacido en Argentina y que desde hace 22 años vive en el asentamiento de Neve Dkalim -considerado punto central de las colonias de Gush Katif- es claro: "Vamos a hacer todo lo posible para bloquear políticamente a Ariel Sharon y para que no logre su objetivo de retirarnos de Gaza".

Para los colonos ese lugar es parte de la tierra que Dios le prometió a su pueblo y no piensan terminar con la presencia ancestral de judíos en la zona. Actualmente hay unos 7.500 colonos israelíes que viven cerca de más de un millón de palestinos. Aunque los colonos aseguran que en épocas pasadas hubo presencia judía en la zona, los 350 kilómetros que integran la franja de Gaza solo han contado con presencia y control israelí desde la guerra de 1967, que Israel ganó a sus vecinos árabes.



Por siempre en Gaza

Para llegar a Kfar Damon es necesario viajar en automóvil unas dos horas desde Jerusalén. A medida que se va dejando atrás a la Ciudad Santa aumenta el sentimiento de inseguridad, y el ambiente empieza a mostrar señales de guerra y violencia. Antes de ingresar al asentamiento es necesario atravesar el puesto de control de Kissufim y recorrer un camino por el que no pasan los palestinos. En la vía se ven colonos armados en vehículos blindados. No hay asentamiento que no haya recibido un ataque de sus vecinos palestinos. El ejército de Israel está presente para cuidar a los 300 habitantes de Kfar Damon y sus alrededores. Entre los hechos recientes se encuentra la muerte de un trabajador tailandés el 21 de junio, herido por un mortero lanzado por palestinos. Algunos colonos han perdido a miembros de su familia y, para prevenir futuros ataques, sus casas cuentan con sofisticados equipos de seguridad. Los colonos ya están acostumbrados a las medidas de seguridad, conviven con los soldados, atraviesan los puestos de control y tienen rejas alrededor de sus casas.

Cuando se escucha la negativa de los colonos y la firmeza del gobierno de sacarlos de Gaza, muchos israelíes recuerdan lo ocurrido en 1982 en Yamit, península del Sinaí. En aquel entonces y como resultado de los tratados de paz de Camp David en 1978, Israel devolvió este pedazo de tierra a Egipto y para cumplir a plenitud su palabra, desalojó los asentamientos en ese lugar.

La salida forzada de Yamit fue un suceso tan dramático para algunos que incluso hoy, 22 años después, algunos de los habitantes de Neve Dkalim, en Gaza, conservan pedazos de pared de sus antiguas casas. Para evitar que un suceso tan traumático se repita, el gobierno israelí ha preparado un plan mediante el cual busca otorgar facilidades económicas para que los colonos que viven en los 21 asentamientos en Gaza se trasladen a otros lugares de Israel, a partir de agosto próximo. La idea es que a finales de septiembre de 2005 no quede ninguno en Gaza.

Para Zvi Hendel, el único miembro del parlamento que vive en el asentamiento de Ganei Tal en Gaza, gracias al plan de retiro Ariel Sharon había logrado desviar la opinión pública de las investigaciones sobre corrupción en su gobierno. Pero el periódico Haaretz publicó una encuesta en la que el 63 por ciento de los israelíes estuvieron a favor de que el primer ministro continuara promoviendo el plan de retiro.

Aunque para Sharon y su gobierno el Plan de Retiro de Gaza es un avance hacia la paz y los acuerdos pactados, para los palestinos no es un paso significativo. Muhammed Ibrahim, del periódico Al Hayat al Jedida y activista de la causa palestina, dijo que la retirada de Gaza no es suficiente, pues "Israel debe retirarse de Cisjordania y evacuar todos los asentamientos". Por otro lado, muchos de los colonos dicen no entender a Sharon pues él mismo promovió los asentamientos que ahora quiere abandonar. En 1967 Israel conquistó la parte egipcia de Sinaí, los Altos del Golán, el este de Jerusalén, la franja de Gaza y Cisjordania. Sinaí fue devuelto a los egipcios mientras que el Golán y la parte de Jerusalén fueron anexados oficialmente a Israel. Con el propósito de extender sus fronteras para crear el llamado Gran Israel, a partir de entonces los gobiernos desarrollaron políticas expansionistas como el Plan Alon.

Esta iniciativa tuvo como objetivo crear muchos de los asentamientos existentes. A esto se sumó la aplicación de la llamada Ley Turca, que se aplicó en tierras del actual Israel cuando estaban bajo dominio del Imperio Otomano. Esta ley establecía que cualquier pedazo de tierra que no hubiera sido cultivado por un período de tres años o tuviera menos del 50 por ciento del área cultivada podía ser tomado por quien lo ocupara. Esto, unido a las políticas gubernamentales, hizo que Israel fuera creciendo más allá de sus iniciales fronteras cuando se creó en 1948.

Por eso hay hombres como Yehuda Heimenrath que se rehúsan a dejar su casa. Aunque ministros como Tommy Lapid o Ehud Olmert y organizaciones pacifistas tan reconocidas como Peace Now -Paz Ahora- están convencidas de que salir de Gaza es una forma de avanzar en el camino hacia la paz, los colonos creen que la violencia en Israel se incrementará en la zona si salen de ella, ya que como parte del plan Israel retirará las instalaciones militares permanentes aunque conservará el control exclusivo sobre el espacio aéreo y continuará realizando operaciones militares en el mar. Asimismo, los asentamientos de Ganim, Kadim, Homesh y Sanur serán evacuados de la región de Cisjordania. Y como suele ocurrir en este país de intensos conflictos y realidades, aunque la gente no sabe con certeza cuál será el final del Plan de Retiro de Gaza, el gobierno de Israel confía en que sea un paso hacia la paz con los palestinos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.