Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/29/2013 12:00:00 AM

El futbolista brasileño que apareció decapitado

Joao Rodrigo Silva Santos tenía 35 años. Su cuerpo sigue desaparecido.

Joao Rodrigo Silva Santos fue secuestrado poco después de la medianoche del lunes por dos hombres que se movilizaban en un automóvil. Según testigos, Silva Santos ingresó al vehículo a la fuerza.

La mañana siguiente, su esposa encontró la cabeza del ex jugador dentro de una mochila, en la puerta de su casa en Realengo, área próxima a Minha Deusa, una favela en el oeste de Río de Janeiro. No tenía ojos, ni lengua. 

Santos Silva tenía 35 años y jugó en clubes brasileños de segunda división como el Bangú, el Madureira y el Botafogo del Distrito Federal. También jugó en Suecia y Honduras. 

Según la Policía Civil del Estado de Río de Janeiro, el crimen pudo haber sido llevado a cabo por una de las bandas de narcotraficantes que tienen control sobre la zona, debido a la naturaleza cruenta del homicidio. Entre las bandas sospechosas se encuentran Minha Deusa, Vila Vintem o Curral.

La esposa de Santos Silva es agente de la Unidad de Policía Pacificadora (UPP), cuerpo policial que se constituyó en el 2008 y se instaló específicamente en las favelas para controlar el poder de las bandas criminales, el narcotráfico y garantizar la seguridad para el Mundial del 2014 y los Olímpicos del 2016. 

La mujer asegura que su esposo no tenía enemigos, no había recibido ninguna amenaza, y estaba completamente dedicado a administrar una tienda de productos naturales de su propiedad. 

Realengo fue escenario de otro crimen la semana pasada, el 25 de octubre, cuando fueron asesinados cinco hombres y dos mujeres en una casa utilizada por consumidores de drogas. De acuerdo a los testigos, los homicidas tenían el rostro cubierto y portaban rifles y pistolas. 

El cuerpo de Santos Silva no ha sido encontrado aún.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.