Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/22/2014 12:00:00 AM

Los militares se toman el poder en Tailandia

El Ejército dio un golpe de Estado, la constitución fue suspendida y el primer ministro está desaparecido.

Tailandia no se ha podido recuperar de la crisis política en la que está desde el 2006, cuando se derrocó al primer ministro de entonces, Thaksin Shinawatra. Ahora, a la vertiginosa realidad del país asiático se suma el golpe de Estado que el Ejército le propinó a quien manejaba el gobierno de manera interina.

Niwattumrong Boonsongpaisan perdió el control de la situación y ahora son los militares quienes mandan en Tailandia, tras fallar su mediación en las protestas antigubernamentales que han causado 28 muertos y cientos de heridos desde el pasado noviembre.

El jefe del Ejército tailandés, Prayuth Chan-Ocha decidió tomarse el poder después de considerar fallida una reunión en la que participaban miembros del Ejecutivo interino y opositores, la segunda en dos días sin que se alcanzasen resultados.

"En el interés de la ley y el orden, asumimos los poderes. Por favor, permanezcan en calma y continúen con sus quehaceres diarios", dijo, al anunciar el golpe de Estado en directo por la televisión.

Varias de las medidas en el golpe de Estado son suspender temporal de la Constitución, decretar el toque de queda nocturno, parar de la radio y la televisión nacionales e internacionales, desalojar los campamentos de los protestas. Además, el Ejército arrestó al ministro de Justicia, Chaikasem Nitisiri, y varios viceministros, así como representantes de los principales partidos políticos y los líderes de los manifestantes pro y antigubernamentales. Todavía no se conoce el paradero del primer ministro interino Boonsongpaisan.

La crisis que estalló

Los manifestantes antigubernamentales exigen una reforma del sistema político, que consideran corrupto, y proponen la creación de un consejo no electo para que lleve a cabo los cambios antes de celebrar nuevas elecciones.

Según Kan Yuenyong, director ejecutivo de la ONG Siam Intelligence Unit, los sectores "conservadores" cercanos al Ejército y los manifestantes antigubernamentales pretenden, en última instancia, instalar una "democracia guiada" al estilo del régimen de Suharto en Indonesia.

"Su propósito puede ser instalar un sistema parlamentario en el que sólo el 50 por ciento de los escaños sean elegidos en las urnas, de esta forma se garantizarán el poder a pesar del resultado de las elecciones", indicó el experto tailandés.

"El Ejército es un actor bastante independiente en un país en el que hay poca resistencia a la supremacía de los militares. Han creado un clima de miedo y ahora pueden querer influir en la agenda política", agregó.

Tailandia arrastra una grave crisis desde el golpe de Estado que derrocó en 2006 al exprimer ministro Thaksin Shinawatra, a quien sus detractores acusan de dirigir el Gobierno desde el exilio.

Thaksin, sobre quien pesa una pena de dos años por corrupción, o sus aliados han ganado todas las elecciones desde el 2001 gracias al apoyo mayoritario de las clases rurales del norte y nororiente.

Entre sus detractores se cuentan la mayor parte del electorado del sur, las clases medias y urbanas y la elite burocrática y cercana a la monarquía y los militares.

Los "camisas rojas", seguidores de Thaksin, amenazaron con elevar sus protestas en Bangkok si el Ejército tomaba el poder y caía el Gobierno interino.

Los golpes palaciegos y militares han marcado la política del último siglo en Tailandia y con el de hoy ya suman 12 las asonadas militares que han prosperado hasta la fecha en un país que ha vivido hasta 19 diferentes tipos de asaltos al poder desde que acabó la monarquía absolutista, en 1932.

Con información de EFE.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.