Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/25/2011 12:00:00 AM

Greenpeace Alemania: accidente en Fukushima debe reclasificarse en el mismo nivel que el de Chernobyl

Un estudio elaborado por Greenpeace Alemania concluye que la cantidad total de radiación liberada en Japón hasta el 23 de marzo, reclasificaría el accidente de Fukushima en el mismo nivel que el desastre nuclear de Chernobyl.

Greenpeace Alemania realizó el estudio con base en la evaluación de los datos publicados por la Agencia de Protección  Radiológica del gobierno francés (IRSN) y el Instituto Central de
Meteorología y Geodinámica (ZAMG) de Austria.

Tras analizar los resultados, Greenpeace concluyó que la cantidad total de radiación de Yodo-131 y Cesio-137, liberados desde el inicio del accidente en Japón y hasta el 23 de marzo, es una prueba que permitiría que el accidente en Fukushima fuera reclasificado en el mismo nivel que el desastre nuclear de Chernobyl.

Según el estudio, “el accidente que se inició en la central nuclear de Fukushima, el 11 de marzo, ya ha liberado una gran cantidad de radioactividad que obliga a clasificarlo como nivel 7 en la Escala Internacional de Sucesos Nucleares (INES)”.

Greenpeace Alemania asegura en su comunicado que "teniendo en cuenta el conjunto de liberaciones de los tres reactores de Fukushima-Daiichi, el accidente conduce a una clasificación INES 7, con la posibilidad de que sean tres accidentes en esta misma escala, teniendo en cuenta que cada reactor por separado liberó más de 100,000 Tbq (terabecquerels)".

La organización alertó sobre la inseguridad que genera la crisis nuclear de Japón. "Desde el principio, este accidente parecía potencialmente devastador en términos de la liberación de radiación. Esto todavía no acaba y hoy tenemos una prueba más de un riesgo muy real de la fusión del núcleo del reactor con efectos potencialmente catastróficos”, dice.

Greenpeace cuestiona la escala INES: “en Fukushima los accidentes han afectado varios reactores nucleares, sufrido dos fallos críticos: de refrigeración del reactor y el almacenamiento del combustible gastado. La escala INES nunca fue diseñada para tal eventualidad ya que la industria nuclear y la OIEA consideraron que estos accidentes nunca ocurrirían”.

Entre las fallas que se critica está la medición de la radioactividad. "La clasificación de INES evalúa de manera separada y por el tipo de fuente las dosis de radiación que puede recibir una persona. Pero es la dosis total que reciben estas personas lo que determinará qué tipo de consecuencias sufrirá por su exposición a la radioactividad”, explica el comunicado.

La organización reiteró que Chernobyl es una pesadilla para sus cientos de miles de víctimas, y que 25 años después, todos “somos testigos de un accidente en curso de al menos las mismas proporciones, con el potencial de ser aún más perjudicial”.

Para Greenpeace, “la energía nuclear no debería tener ningún futuro después de Chernobyl, esto realmente tiene que ser el final de esta industria catastrófica".

La organización finalmente alarma sobre los efectos que la lluvia radioactiva tendrá, según ellos, en las poblaciones de Japón.

“Una gran parte de la radioactividad de Chernobyl cayó en Bielorrusia, con una densidad de población de 40 habitantes por kilómetro cuadrado. Japón, por el contrario, es un país con una densidad mucho mayor de población, por ejemplo, la zona metropolitana de Tokio tiene una densidad de más de 1,200 personas por kilómetro cuadrado", explica el comunicado, que advierte que las implicaciones de una dosis colectiva de radiación para la población y la salud humana son enormes.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.