Martes, 24 de enero de 2017

| 2010/01/30 00:00

Hagámonos pasito

Hagámonos pasito

La estrategia internacional para enfrentar la embolatada guerra en Afganistán tuvo un giro radical el jueves pasado tras la conferencia celebrada en Londres y a la que asistieron delegados de más de 70 países. El nuevo enfoque consiste en negociar con los talibanes moderados para buscar la estabilidad que el país desesperadamente necesita. En otras palabras, se pasó del combate a muerte a un plan de paz, reconciliación y reintegración. Desde hace tiempo se reconoce que la acción militar no basta en ese lugar, conocido como ‘la tumba de los imperios’. La cumbre sirvió de excusa para una cadena de gestos diplomáticos: la ONU eliminó de su lista negra de terroristas a cinco miembros del gobierno talibán derrocado en 2001 tras la ofensiva estadounidense que siguió a los atentados del 11 de septiembre. El presidente Hamid Karzai (primera fila de sombrero) habló de redención y tendió la mano a “los hermanos desencantados que no tengan vínculos con Al Qaeda ni con otros grupos terroristas”, mientras que la comunidad internacional creó un fondo para tentarlos con empleo y tierras. Para algunos es la aceptación de una derrota, y para otros es un necesario gesto de pragmatismo. Habrá que ver los resultados, pues aunque el integrismo talibán y la red terrorista de Al Qaeda no son lo mismo, después de años de combatir juntos no son tan fáciles de diferenciar.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.