Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/1/2001 12:00:00 AM

“Hay que globalizar la lucha contra el crimen”

SEMANA entrevistó a Paolo Ielo, uno de los jueces del proceso italiano de Manos Limpias.

Expertos en luchar contra la corrupción provenientes de diversos países fueron citados en Bogotá la semana pasada por la Auditoría General de la Nación. La idea del foro era debatir nuevas estrategias para proteger los dineros públicos de los países en un mundo donde los corruptos también se han globalizado y tecnificado.

Entre los expertos estaba el magistrado italiano Paolo Ielo, nacido en Messina, Sicilia, coordinador del grupo encargado del archifamoso proceso de Manos Limpias, que arrancó en febrero de 1992 y dio al traste con media dirigencia política italiana en la última década. A sus 39 años Ielo ha realizado investigaciones acerca de la financiación ilegal de los partidos políticos y sobre actividades ilícitas en las empresas de teléfonos, energía eléctrica, ferrovías y de transporte.

Esquivo a la prensa, Ielo accedió a hablar con SEMANA sobre su experiencia y las lecciones que le ha dejado su trabajo.

SEMANA: Usted documentó dineros ilícitos que financiaron a los políticos. ¿De dónde provenía ese dinero?

Paolo Ielo: Algunas veces eran producto de la corrupción, otras de cuentas secretas que tenían las empresas privadas en una doble contabilidad no declarada.

SEMANA: ¿Qué metodología usaron para seguir estas redes de corrupción?

P.I.: A partir de las declaraciones de la gente buscamos documentos, cuentas bancarias e información que obteníamos con la cooperación de otros países, especialmente de Suiza. La dificultad mayor fue la demora en las respuestas por el exceso de burocracia.

SEMANA: ¿En Italia es el Estado el que debe probar que el origen del dinero encontrado a alguien es ilícito o es la persona la que debe probar que es legal?

P.I.: La regla general es que el Estado debe probar el origen ilícito del dinero. Pero cuando una persona ha sido condenada por un delito relacionado con actividades mafiosas y se le encuentra un dinero sospechoso es ella quien debe explicarle al gobierno de dónde lo sacó.

SEMANA:¿Por qué decidió meterse en un tema tan peligroso? ¿No ha sido amenazado?

P.I.: Más bien fue por casualidad. No he sido amenazado directamente pero ha habido una campaña que trató de minar mi imagen en los medios. Han dicho que hemos tenido motivaciones extralegales en nuestro trabajo. Ese ha sido el mayor costo.

SEMANA:¿Ya se acabó Manos Limpias?

P.I.: Digamos que la etapa clásica que identificó a Manos Limpias ya terminó, pero las investigaciones y el trabajo de los jueces contra la corrupción en Italia siguen.

SEMANA:¿Creería que sería más difícil investigar aquí la corrupción de lo que fue en Italia?

P.I.:La única imagen que tengo de Colombia es muy estereotipada, pero ahora que he estado en Bogotá y en este extraordinario museo de Botero veo que no corresponde enteramente a la realidad. En términos generales, sin embargo, creo que lo que necesita Colombia, como muchas otras naciones afectadas por el crimen, es una cooperación judicial entre países mucho más rápida y directa.

SEMANA: Es porque el crimen es muy interconectado…

P.I.: Sí. Ante la globalización del crimen se requiere la globalización de la respuesta investigativa para perseguirlo. Un país no puede pelear solo contra la corrupción y el crimen. Necesita combinar la información de muchos países para poder tener algún éxito.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.