Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 1989/10/23 00:00

"HIELO" VENENOSO

Lo que faltaba: aparece la cocaína sintética en Estados Unidos.

"HIELO" VENENOSO

Hoy en Estados Unidos hay numerosas voces que afirman que la guerra contra el tráfico de drogas es un esfuerzo inútil, pues la avidez del mercado norteamericano siempre buscará alguna alternativa para satisfacer sus instintos. Esa tesis parece demostrada con la revelación hecha la semana pasada sobre la existencia de una nueva droga capaz de producir los efectos del fatídico crack, sólo que mucho más potentes y duraderos. El nuevo compuesto recibe un nombre sugerente: ice, es decir, hielo.

Lo que más preocupa a los expertos norteamericanos es que con la introducción de la droga, que hizo su aparición en Honolulú, una eventual victoria contra los narcotraficantes de cocaína quedaría en nada. El "hielo" se puede producir en cualquier laboratorio químico no muy sofisticado, y a partir de materias primas perfectamente legales.

No sería la primera vez que los usuarios gringos le ganan la espalda a sus autoridades en materia de tráfico de drogas. La marihuana colombiana es un ejemplo. A finales de la década de los 70, las variedades colombianas como la "Santa Marta Golden" eran consideradas el non plus ultra de la Cannabis. Cuando las autoridades norteamericanas lograron dificultar el tráfico y hacerle la vida imposible a los traficantes, los norteamericanos tomaron el sencillo atajo de producir su propia marihuana, sólo que en mayor cantidad y calidad. Hoy la "sinsemilla", variedad creada en Estados Unidos, acapara el mercado de ese país, con el agravante de que es por lo menos 10 veces más fuerte que la otrora reina colombiana.

Algo semejante está a punto de pasar con el "hielo". Se trata de la presentación en cristales fumables de la metamfetamina, una droga desarrollada en Japón en los primeros años del siglo y usada durante mucho tiempo como tratamiento contra la narcolepsia (el sueño súbito), la hiperactividad de los niños y hasta la obesidad. Por sus características estimulantes, la metamfetamina fue puesta al margen de la ley hace algunos años, pera ello no evitó que se siguiera produciendo en laboratorios clandestinos en forma de polvo inhalable y bajo el nombre de speed (velocidad).

El "hielo" tiene características que lo hacen especialmente preocupante. El efecto que produce es una euforia semejante a la del famoso crack (variedad gringa del fatídico basuco), pero en lugar de producir un efecto de 15 minutos, permanece durante 8 horas. Los efectos posteriores, la depresión severa que se produce cuando el "viaje" concluye, son mucho más fuertes que los del crack. Y como si fuera poco, esa depresión puede durar hasta 48 horas.

Por lo pronto, las mayores cantidades detectadas de "hielo" provienen de laboratorios de Hong Kong, Corea y las Filipinas. Según las autoridades, la sustancia era virtualmente "inexistente" hasta hace sólo 18 meses, cuando comenzó a detectarse en cantidades limitadas. Pero el fenómeno ha alcanzado rápidamente proporciones preocupantes. Aunque ya ha llegado a ciudades tan distantes como San Francisco, San Diego, Los Angeles y Phoenix, el consumo más significativo sigue estando en Honolulú. Allí, un estudio realizado por la División de Salud Mental del Departamento de Salud reveló que, de 700 personas que fueron tratadas en urgencias en relación con el uso de drogas, el 50% había fumado "hielo".

Las autoridades afirman que en esta etapa de introducción los usuarios aún no se han enterado de lo dañino de la droga. Según un informe del periódico The New York Times, el "hielo" tiene todavía gran aceptación en las clases media y alta, pues parece relativamente "limpio", en el sentido de que no es necesario visitar los tugurios donde se ve de el crack, ni es necesario inyectarselo para que produzca sus efectos. Aunque durante mucho tiempo la metamfetamina en su forma de speed fue considerada "la cocaína de los pobres" por su bajo precio, los narcotraficantes del "hielo" lo han mantenido alto, con un valor de US$50 por un décimo de gramo. La duracion e intensidad de los efectos hacen que, sin embargo, ese sea un costo muy atractivo.

Sea como fuere, lo cierto es que el "hielo" podría cambiar el panorama de la lucha contra las drogas en Estados Unidos y, de pronto, en el mundo entero. Mientras los periodistas norteamericanos se imaginan a una nueva clase de narcotraficantes preparándose para asumir su papel, un vocero del zar antidrogas, William Bennett, lo puso en la forma más gráfica: "La metamfetamina fumable podría ser la droga de los años 90".--

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.