Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2016/06/07 23:42

Hillary Clinton logra un "hito" en el Partido Demócrata y ahora va por la Casa Blanca

La exprimera dama cantó victoria luego de lograr el número mínimo de delegados para aspirar a la presidencia de Estados Unidos. Bernie Sanders, aun no acepta la derrota.

"Donald Trump no tiene el temperamento para ser presidente y comandante en jefe", dijo Clinton en su discurso. Foto: AP Photo/John Locher
;
AFP

Hillary Clinton reivindicó este martes la victoria en la larga carrera por la nominación presidencial demócrata, subrayando el "hito" histórico de convertirse en la primera mujer con opciones de llegar a la Casa Blanca.

"Gracias a ustedes hemos alcanzado un hito. Por primera vez en la historia de nuestra nación una mujer será la candidata de un partido importante", dijo Clinton ante una multitud de extáticos seguidores en su feudo en Nueva York.

En un discurso de un cuarto de hora, Clinton ofreció una rama de olivo a su rival en la justa demócrata Bernie Sanders, quien no obstante no ha dado señales de querer abandonar la carrera antes de la convención demócrata en julio.

"Quiero felicitar al senador Sanders por su extraordinaria campaña", dijo la candidata, deseosa de congregar a su campaña camino a los comicios de noviembre al autoproclamado "demócrata socialista", y especialmente los entusiastas jóvenes que lo siguen.

"Su campaña, su vigoroso debate a favor del aumento de los ingresos, la reducción de la desigualdad y una movilidad en ascenso han hecho mucho bien al partido Demócrata y a Estados Unidos", indicó.

"Pero mientras miramos hacia adelante, recordemos todo lo que nos une", agregó.

Municiones contra Trump

La exprimera dama, de 68 años, luego apuntó directamente sus rifles a su próximo contrincante, el virtual candidato republicano, el magnate neoyorquino Donald Trump.

"Donald Trump no tiene el temperamento para ser presidente y comandante en jefe", dijo.

Con sorna criticó el lema de Trump, señalando que cuando el millonario "dice ‘Hagamos a Estados Unidos grande de nuevo‘, eso es lenguaje clave para ‘Vamos a hacer retroceder a Estados Unidos".

El candidato republicano, que promete construir un muro en la frontera con México para contener la inmigración clandestina, intenta de hecho "separar con muros a los estadounidenses", apuntó.

Exprimera dama, exsenadora y exjefa de la diplomacia estadounidense, Clinton regresa a las cimas políticas, exactamente ocho años después de ceder la nominación presidencial al entonces senador Barack Obama.

"Hillary, Hillary, Hillary," gritaba la muchedumbre con una energía ensordecedora poco antes vista en la apagada campaña de Clinton.

La euforia del momento casi llevó a la obstetra Ellen Landsberger a derramar lágrimas, quien sacrificó su fiesta de despedida y se escapó temprano de la oficina por un chance de presencia la historia en la primera fila.

"Si los estadounidenses no la eligen será una vergüenza", dijo ataviada con una camiseta con la inscripción "El lugar de una mujer es en la Casa Blanca".

La candidata se adjudicó el triunfo en Nueva Jersey, uno de los seis estados con primarias este martes, entre ellos California, donde esperaba arrancar una victoria simbólica que desaliente a Sanders de continuar en la carrera, como ha prometido que hará hasta la convención, a finales de julio.

Trump había atacado preventivamente a Clinton en un discurso en uno de sus campos de golf cerca de Nueva York, anunciando la campaña de destrucción personal que aspira lanzar contra la candidata demócrata, lo que incluye a su marido, el expresidente Bill Clinton (1993-2001).

"Los Clinton han convertido el enriquecimiento personal en un arte", afirmó, citando los financiamientos de la Fundación Clinton.

Extraño a su estilo, el magnate inmobiliario leyó su discurso desde un teleprompter, una práctica que él mismo ha denostado con sorna, pero que denota una intención de poner orden a su campaña, tras una semana de polémicas en el campo republicano.

Su condena a un juez por sus orígenes mexicanos le ganaron los reproches de líderes republicanos. El presidente de la Cámara de Representantes, el republicano Paul Ryan, criticó el "comentario racista" del magnate.

Presión contra Sanders

Clinton había cruzado el lunes el umbral de delegados necesarios (2.383) para garantizar la nominación durante la convención demócrata, del 25 al 28 de julio en Filadelfia.

Sanders, el autoproclamado "demócrata socialista", ha ignorado la victoria anunciada de Clinton y espera ganar California para justificar su permanencia en la carrera. El senador ofrecerá declaraciones a las 05H00 GMT del miércoles en Santa Mónica.

Pero enfrenta una creciente presión dentro del partido Demócrata.

La líder demócrata en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, quien fue la primera mujer presidente de ese cuerpo, expresó formalmente su apoyo a Clinton, invitando implícitamente a Sanders a retirarse.

"Bernie sabe mejor que nadie lo que está en juego en esta elección y que ahora debemos unirnos", dijo Pelosi a ABC.

"Basta de Sanders, hablemos de Hillary Clinton", acuñó la senadora de California Barbara Boxer.

El presidente Barack Obama también luce impaciente con la disputa interna, listo a apoyar formalmente a Clinton.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.