Viernes, 24 de octubre de 2014

| 2013/07/01 00:00

Hissène Habré, el Pinochet africano

Lo llaman así por las atrocidades presuntamente cometidas durante su gobierno.

Hissène Habré en 1975, como líder de la revolución en Chad. Llegó al poder en un golpe de Estado en 1982 y se quedó hasta 1990, cuando fue depuesto. Foto: .
;
BBC

Sin embargo, el caso de Hissène Habré, exlíder de Chad entre 1982 y 1990 se parece más al de Jorge Rafael Videla, figura emblemática del gobierno militar argentino juzgado y condenado en su país por crímenes de lesa humanidad, o al del expresidente guatemalteco Efraín Ríos Montt, procesado por genocidio, que al de Augusto Pinochet, quien murió sin ser juzgado por este tipo de delitos.

Habré podría convertirse en el primer líder africano acusado de atrocidades en ser juzgado en África y no en un tribunal internacional, lo que convertiría a su juicio en un hecho histórico.

El fin de semana la policía de Senegal detuvo a Habré para que enfrente cargos por violaciones a los derechos humanos en ese país, donde el hombre de 70 años huyó después de ser depuesto en 1990 y ha estado bajo arresto domiciliario desde 2005.

Habré niega cualquier conocimiento de asesinatos y torturas.

Sin embargo, una comisión de investigación formada después de que fue depuesto dijo que durante los ocho años que estuvo en el poder fue responsable de unos 40.000 asesinatos por motivos políticos y 200.000 casos de tortura.

Su temida policía política, la denominada Dirección de Documentación y Seguridad, fue una de las más temidas dentro de los regímenes totalitarios africanos.

Intentos fallidos de juicio

Habré fue acusado por primera vez en 2000, en Senegal, pero un tribunal del país dictaminó en ese momento que no podía ser juzgado allí.

Los cargos contra él datan de 1982, cuando llegó al poder en un golpe de Estado.

Sus presuntas víctimas presentaron las denuncias bajo la Ley de Jurisdicción Universal belga, que les permite a los jueces del país intervenir en casos de violaciones de los derechos humanos cometidos en cualquier lugar del mundo.

En 2005, Habré fue acusado por la justicia belga de crímenes de lesa humanidad y tortura, pero Senegal ha negado cuatro solicitudes de extradición.

En 2008 un tribunal de Chad lo condenó a muerte en ausencia y en 2011 casi fue regresado a su país para enfrentar la pena. Sin embargo, una apelación de último minuto de la ONU frenó su regreso argumentando que estaba en peligro de ser torturado.

El factor Obama

El año pasado, la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de Naciones Unidas le ordenó a Senegal juzgarlo o extraditarlo para que enfrente a la justicia en el exterior.

En diciembre, la Cámara de Diputados de Senegal aprobó una ley para crear un tribunal especial de la Unión Africana para juzgar al exlíder.

Y finalmente el domingo fue retirado de su casa en Dakar por la policía paramilitar y trasladado a un lugar desconocido, según contó su abogado, Hadji Diouf.

Su arresto se produce días después de que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, elogiara durante su gira por África los esfuerzos del actual presidente de Senegal, Macky Sall, para llevarlo a juicio.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×