Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2000/09/25 00:00

Historia de horror

Historia de horror

El hundimiento del submarino ruso Kursk no deja de tener efectos para la presidencia de Vladimir Putin. La semana pasada se produjo un escándalo mundial cuando la televisión presentó las imágenes de una madre que lo increpaba por su demora en aceptar el apoyo internacional para el rescate, pero fue silenciada cuando una agente la inyectó con un sedante sin siquiera preocuparse demasiado por evitar las cámaras. El incidente indicaría que las costumbres políticas del país no tienen nada que ver con la presencia o no de un régimen comunista en el Kremlin.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.