Martes, 24 de enero de 2017

| 1988/01/18 00:00

HISTORIA OFICIAL

En medio de denuncias de fraude, es elegido el candidato del gobierno

HISTORIA OFICIAL

Independientemente de cual fuera el resultado, de antemano se sabía que los perdedores no iban a ser buenos. Al fin y al cabo, las semanas previas al día de la elección habían estado cargadas de violencia y de acusaciones entre bando y bando.

Es por esa razón que no mucha gente se extrañó la semana pasada, después de que Roh Tae Woo fuera declarado ganador de los comicios del miércoles en Corea del Sur y de que el ambiente de tensión fuera evidente.
Las denuncias sobre fraude y los llamados a la desobediencia civil, se multiplicaron en este país en el cual se había anunciado que la democracia estaba de vuelta.

El regreso, sin embargo, acabó siendo bien accidentado. En un comienzo el actual presidente Chun Doo Hwan había arreglado todo para que Roh fuera el ganador. No obstante, esa clara inclinación del presidente por alguien que le había colaborado en el golpe de estado de 1980, le molestó a mucha gente y en junio una serie de protestas civiles llevaron a Chun a permitir la participación en las elecciones de los líderes de la oposición.
Esta, en un comienzo, se presentó unida bajo el nombre de Kim Young Sam, un político de centro de larga trayectoria. Hace dos meses la unidad se acabó rompiendo cuando Kim Dae Jung, una figura mas conocida pero más radical, decidió hacer toldo aparte y lanzarse a la pista.

A partir de ese momento, las cosas se volvieron confusas. Con la entrada del segundo Kim la oposicion--que según las encuestas era mayoritaria- se dividió y sus posibilidades de triunfo bajaron.

Adicionalmente, el gobierno dejó en claro que su candidato era Roh. El cubrimiento televisivo fue altamente sesgado en su favor y tanto los empleados del estado como las 600 mil personas que componen las fuerzas militares, fueron presionados para que votaran por el candidato oficial. Al mismo tiempo, el ejército dejó saber que no estaba dispuesto a dejar que el segundo Kim asumiera el poder si ganaba. Tildado de comunista por muchos, Kim Dae Jung era contemplado como un peligro para la suerte del "milagro" coreano.

Todo indica que el presidente Roh Tae Woo pronunciará las palabras de inauguración de los Juegos Olímpicos 88. Al fin y al cabo, Roh apareció como vencedor la semana pasada, con cerca de un 37% de los votos, frente a un 28% para Kim Young Sam y 27% para Kim Dae Young. Los resultados, vinieron a confirmar que la oposición habría triunfado fácilmente si hubiera permanecido unida.

La diferencia entre el ganador y sus seguidores, no impidió que las denuncias de fraude se multiplicaran. Según la oposición, hubo votos falsos a montones y todo tipo de falsedades, auspiciadas por los militares. A pesar de que los observadores internacionales reportaron que, en apariencia, los comicios habian sido limpios, miles de personas insistieron en que hubo trampa.

Con semejantes cargas, la situación era confusa a finales de la semana pasada. A pesar de los llamados a la cordura, habia dudas sobre demostraciones violentas. Lo cual comprueba que lo dificil para Corea del Sur, está por venir. --

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.