Sábado, 3 de diciembre de 2016

| 2016/02/17 11:04

Por ‘brujo’, un niño fue abandonado en las calles de Nigeria

Una activista danesa encontró en la calle a un niño de 2 años desnutrido y decidió sumar esfuerzos para salvarlo. Su historia, aunque traumática, tiene un final feliz.

La danesa Anja Ringgren Loven creó una ONG que busca evitar este tipo de muertes en África. Foto: Facebook

La superstición llega a límites inimaginables. Puede alcanzar niveles tan descarnados y facilistas como para atribuirle cualidades de brujo a un niño recién nacido y, por esa razón, decidir abandonarlo. En África suele suceder. Por razones que aún no están claras, algunos padres de familia consideran que un niño nace ‘maldito’ y entonces deciden desterrarlo hasta que muera; hasta que la pobreza, el hambre y la suciedad se lo lleven.

Por eso se ven caminando desnudos por las calles, comiendo casi como animales y sobreviviendo con lo mínimo que les da la tierra. 

El caso más reciente ha conmovido a miles de personas alrededor del mundo y ha dado a conocer esta desconsoladora realidad. La historia comienza tres años atrás, cuando la danesa Anja Ringgren Loven creó una ONG llamada African Children‘s Aid Education and Development Foundation (Fundación de ayuda para el desarrollo y la educación de los niños africanos), que se dedica precisamente a evitar la muerte de menores en ese continente.

El pasado 31 de enero, trabajando, Loven encontró a un pequeño de 2 años. Estaba desnutrido y lleno de parásitos. Lo primero que hizo la danesa fue darle agua y algo de comida (imagen que captó uno de sus colegas y que dio a conocer al mundo a través de las redes sociales). Luego lo cubrió con una manta y lo tomó en sus brazos. Alguien congeló también esa escena y continuó la novela.

Al niño rescatado –a quien llamaron Hope (esperanza en inglés)– lo llevaron al hospital para bañarlo y eliminar los gusanos que tenía. Las condiciones eran deplorables. Luego le dieron transfusiones diarias de sangre para incorporar glóblulos rojos a su organismo. Pero Loven decidió ir más allá de las ayudas inmediatas que recibió.

Dos días después de hallar a Esperanza en la calle, la mujer pidió desde Facebook ayuda para pagar los gastos médicos del niño. La respuesta demostró la solidaridad que aún existe: consiguió un millón de dólares en donaciones desde todas partes del mundo.

“Con todo ese dinero podemos, además de dar el mejor tratamiento a Esperanza, ¡construir una clínica y salvar a muchos más niños de la tortura!”, dijo Loven. Las obras ya están en marcha.

Ahora, “la condición de la Esperanza es estable. Está comiendo por sí mismo y responde a los medicamentos que recibe. Hoy se ha sentado y nos sonríe, es un chico fuerte”, escribió Loven en Facebook.

“Miles de niños están siendo acusados de ser brujos. Son niños torturados y asustados”, escribió en su cuenta junto a varias fotos que rompen corazones. 

La fundación también trabaja para asegurar que todos los niños en el estado nigeriano de Akwa Ibom tengan la oportunidad de ir a la escuela. Anja dice que “la educación es clave en la lucha contra la superstición”. Y en este caso es justo y necesario luchar contra este tipo de supersticiones.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.