Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/26/1989 12:00:00 AM

HUMO NEGRO

El turno de la rebelión es para los teólogos italianos.

HUMO NEGRO, Sección Mundo, edición 369, Jun 26 1989 HUMO NEGRO
La iglesia de Roma es muy "autoritaria". Con esta fuerte acusación 65 teólogos italianos escribieron una carta abierta, publicada en la revista Regno, en la que apoyan y se solidarizan con otro documento del mismo tipo: la llamada "declaración de Colonia" firmada por 165 teólogos alemanes, suizos y holandeses que acusaban a las autoridades vaticanas de excesivo "rigor moral". Después de la declaración de Colonia, también teólogos franceses, belgas, flamengos y españoles se pronunciaron, a través de una serie de documentos, contra el exceso de autoritarismo y la falta de pluralismo en la iglesia. Ahora,le tocó el turno a los italianos.
Entre los firmantes de la carta están autorizados y prestigiosos teólogos y estudiosos del cristianismo, incluso monseñor Luigi Sartori, presidente de los teólogos italianos, monseñor Enrico Chiavacci, docente de teología moral en Florencia, el teólogo y poeta Davide Maria Turoldo, monseñor Carlo Molari, docente de la Universidad Urbaniana y el presidente de los teólogos moralistas, monseñor Severino Dianich. El documento, que consta de tres páginas está escrito con un estilo mucho más reservado que e] de Colonia, que era un verdadero memorial de agravios.
En la carta, los teólogos italianos informan a las autoridades vaticanas de la existencia de un "indudable malestar" por ciertas actitudes de las autoridades centrales de la iglesia en el campo de la enseñanza, la disciplina y en el institucional. "No son pocos los que tienen la impresión de que dentro de la iglesia católica corren fuertes vientos regresivos" . Pero el punto central del documento habla del "valor" que hay que atribuir al Concilio Vaticano II, que, según ellos, la actual jerarquía vaticana está disminuyendo calificándolo como pastoral, es decir, sin la misma autoridad doctrinal de los otros concilios ecuménicos. Y no piensan que "el teólogo" cumple con su deber divulgando simplemente la enseñanza del magisterio, sino que está al servicio de la iglesia también cuando propone y recoge nuevos interrogantes que provienen de situaciones nuevas o cuando atraviesa caminos inexplorados. "Es urgente divulgar el mensaje del Concilio a los hombres de ciencia justamente para que los cambios a causa de las nuevas posibilidades de la ciencia provoquen la profundización de la fe, con tolerancia, tanto dentro como fuera de la iglesia".
La respuesta oficial al documento de los 65 teólogos los pone "fuera de sintonía con el sentir y hacer eclesial", y aseguró que las acusaciones en ella hechas, a pesar de la forma sutil podrían interpretarse como "alteraciones profundas del contenido de fe católica con sus consecuentes divisiones en el mundo eclesial".
Pero no sólo la conferencia episcopal italiana descalificó la carta de los teólogos italianos. El mismo Papa, delante de la asamblea de la Conferenciz Episcopal, el viernes pasado (19 de mayo) condenó los 65 teólogos rebeldes acusándolos de "confundir los fieles" y agregó que es "ilegítimo reivindicar espacios" que llevan a "formas abiertas de magisterio paralelo o alternativo". Para el Papa, sólo los obispos son los auténticos maestros de fe, porque son ellos los descendientes de los apóstoles. Una verdad que para Juan Pablo II debe ser compartida no sólo por los fieles sino también por los teólogos. "La verdad, que es Cristo, es sólo una", dijo el Pontífice, "y esa verdad fue confiada a los apóstoles sus sucesores".
Pero la guerra abierta entre los distintos sectores de la iglesia italiana no parece detenerse. Pocos días después la poderosa editorial católica Edizioni Paoline en un editorial apoyó la línea de los teólogos rebeldes considerándola "constructiva". Según el director Stefano Andreatta, se trata de apoyar incondicionalmente una posición de diálogo y moderación. Y asegura que lo que es un escándalo es que desde hace años se martille la cabeza de los fieles católicos, obligándolos a aguantar los sermones de las altas autoridades eclesiales. "¿Peligran los 65 teólogos italianos? No, no creo". contestó. "Tal vez serán retirados alguno docentes de los seminarios".





EDICIÓN 1861

PORTADA

Prieto en la mira

La imputación de cargos al exgerente de la campaña de Santos sorprendió. Pero esta no tiene que ver con el escándalo de Odebrecht ni con la financiación de las campañas. ¿Por qué?

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com