Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/27/2011 12:00:00 AM

Huracán 'Irene' tocó tierra en costa este de EE.UU.

El Centro Nacional de Huracanes de Miami indicó que la tormenta, que golpeó el estado de Carolina del Norte, tiene vientos sostenidos de 145 kilómetros por hora, luego de haber llegado hasta 160. Aún así, las autoridades dicen que "los peligros siguen siendo los mismos".

El centro del huracán 'Irene' se encuentra cerca de Cabo Lookout en las islas Outer Banks de Carolina del Norte, informaron el sábado meteorólogos. El ojo pasó cerca del extremo sur de la cadena de islas, señaló el Centro Nacional de Huracanes. Esta zona del fenómeno climático suele estar tranquila, pero la tormenta no ha terminado.

Los meteorólogos indicaron que 'Irene' tiene vientos sostenidos máximos de 145 kilómetros por hora. Pese a perder fuerza, el fenómeno aún amenaza con causar daños incluso antes de tomar una catastrófica ruta por la costa este de Estados Unidos.

El vórtice de la tormenta fue ubicado la madrugada del sábado a 80 kilómetros sur de Cabo Lookout en los Bancos Exteriores de Carolina del Norte y se seguía desplazando con rumbo norte-noreste a 23 kilómetros por hora.
 
Se detectaron vientos sostenidos de tormenta de hasta 108 kilómetros por hora  cercanos a los 120 kilómetros considerados como límite mínimo para decretarlo como huracán en Cabo Lookout, informó el Centro.

Así mismo, señaló que la velocidad máxima de viento sostenido de la enorme tormenta disminuyó durante la madrugada del sábado de 160 kilómetros a 145 kilómetros por hora  pero advirtieron que Irene podría mantenerse como huracán cuando entre a la costa central del Atlántico, pese a que perdio fuerza tan pronto como entró a tierra.

"Los peligros siguen siendo los mismos", señaló el especialista del Centro Nacional de Huracanes, Mike Brennan. "El énfasis en esta tormenta está en su tamaño y duración, no necesariamente en la fortaleza de sus vientos sostenidos máximos", agregó.

Más de dos millones de personas recibieron la orden de desplazarse a lugares más seguros para ponerse a salvo de la enorme tormenta.

Los vientos con potencia de tormenta tropical ya azotaban la costa antes de la llegada de Irene y los vientos y la lluvia dejaron sin suministro eléctrico a más de 80.000 usuarios en la costa este de Carolina del Norte, entre ellos un hospital en Morehead City.

Mientras las bandas exteriores de lluvia y vientos azotaban la costa de Carolina del Norte, causando interrupción de energía eléctrica, las autoridades más al norte pidieron a la gente que se alejara del paso de la tormenta. Funcionarios en el noreste del país, no acostumbrados a este tipo de tormentas tropicales, temían que el sistema llegara a crear una gran devastación.

"No esperen, no se demoren", indicó el jueves el presidente Barack Obama, quien decidió acortar un día sus vacaciones de verano y regresó a Washington. "Es de la mayor importancia que quienes se encuentren en la ruta proyectada del huracán tomen ya las precauciones pertinentes".
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.