Sábado, 25 de febrero de 2017

| 2010/03/26 00:00

Inquietud e indignación en el Vaticano

El caso de abuso sexual toca de cerca al pontífice en torno a cuánto sabía de las acusaciones de pederastia, cómo las había manejado y si había intentado ocultarlas.

Inquietud e indignación en el Vaticano
;
BBC

El Vaticano salió a la defensa del papa Benedicto XVI contra las afirmaciones de que, cuando era un alto funcionario de la Iglesia Católica en los 90, ignoró el caso de un sacerdote en Estados Unidos acusado de abuso sexual de menores.

Entre ataques y contraataques el caso toca de cerca al pontífice en torno a cuánto sabía de las acusaciones de pederastia, cómo las había manejado y si había intentado ocultarlas.

El corresponsal de asuntos religiosos de la BBC, Christopher Landau, evalúa cómo ha abordado Benedicto XVI el tema de abuso sexual, tanto en su papado como en sus otros cargos dentro de la iglesia.

clic Cronología de los escándalos de abuso sexual dentro de la Iglesia Católica

Primero como arzobispo en Alemania, después como un alto funcionario del Vaticano elevado a cardenal y, finalmente, como jefe supremo de la Iglesia Católica, Joseph Ratzinger, lleva largo tiempo desempeñando funciones de gran responsabilidad que incluyen la respuesta de la iglesia a los casos de abuso sexual de menores por sacerdotes.

Las denuncias más recientes cuestionan si el ahora Papa Benedicto XVI participó en el encubrimiento de casos de los que tenía conocimiento.

Específicamente aquellos en los años 70 en Alemania, como arzobispo de Munich y Freising y en los 90, como director de la oficina del Vaticano donde se toman las máximas medidas disciplinarias para con el clero.

Fue esa misma oficina, dirigida por el cardenal Ratzinger, la que en 2001 asumió la responsabilidad de evaluar todos los casos de pederastia dentro de la iglesia. Los defensores del método con el que el Vaticano abordó la crisis sostienen que el entonces cardenal tomó un interés personal en el tema.

Cero tolerancia
Un año después de ser elegido papa, Benedicto XVI se aseguró de que la estrategia de "cero tolerancia" de la iglesia católica en Estados Unidos ante el abuso de menores fuera adoptada por la institución religiosa en todo el mundo.

También elogian sus cambios a la ley canónica que incluyen, por primera vez, ofensas cometidas a través de la internet y la ampliación de la definición del abuso de menores para incluir a todos los menores de 18 años.

Además, su reunión en 2008 con las víctimas de abuso sexual en Estados Unidos es una demostración de que no le huía a estar asociado con las disculpas de la iglesia.

clic Participe: ¿qué debe hacer la jerarquía eclesiástica?

Algunos católicos sospechan ahora que los enemigos de la iglesia están decididos a vincular al pontífice con la crisis.

El periódico del Vaticano, L'Osservatore Romano, tildó de vergonzosos los intentos de algunos sectores de los medios de atacar al papa a como dé lugar.

Mientras no cabe duda que durante sus últimos años como alto funcionario del Vaticano, el otrora cardenal Ratzinger inauguró audaces medidas para enfrentar el problema, aún quedan interrogantes legítimas sobre su manejo de casos de abuso sexual en años anteriores.

Que un papa en oficio tenga el más mínimo nivel de asociación personal con semejante y nefasto escándalo que asedia a la iglesia, crea un clima de inquietud e incertidumbre para toda la institución.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.