Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 1998/07/13 00:00

INSTANTES FATALES

El Reloj del Día del Juicio avanza cinco minutos hacia la medianoche del apocalipsis nuclear.

INSTANTES FATALES

La medida tardó varios días pero era inevitable. Las explosiones atómicas realizadas sucesivamente por India y Pakistán lograron mover la manecilla del Reloj del Día del Juicio cinco minutos en dirección a la temida medianoche nuclear. Desde 1995 había permanecido en las 11:48 y con la nueva decisión pasó a las 11:51. Es decir, a sólo nueve minutos del desastre.La decisión de modificar ese reloj simbólico fue anunciada por los responsables del 'Boletín de Científicos Atómicos' el jueves pasado, a tiempo que fue publicado un documento justificativo en su página de Internet. Según el texto, "el movimiento del minutero es consecuencia de las infortunadas pruebas de mecanismos nucleares por parte de India y Pakistán. Las consecuencias de un intercambio atómico entre esos dos países son imprevisibles. Pero si las barreras para el uso de armas nucleares son derribadas la seguridad física, económica y sicológica de cada persona en el planeta será amenazada". El Boletín es una publicación fundada en diciembre de 1945 por Científicos Atómicos de Chicago (CAC), una asociación surgida (con la colaboración, entre otros, de Albert Einstein) en la universidad de esa ciudad con el objetivo de promover la conciencia sobre la necesidad de controlar el uso de la bomba atómica. En 1949, cuando la Unión Soviética hizo sus primeras pruebas nucleares, sus integrantes idearon el Reloj del Día del Juicio (Doomsday clock) para marcar, de un modo simbólico, la cercanía del mundo a la destrucción atómica. Su primera medición fue situada muy cerca del desastre: tres minutos antes de la medianoche. Desde entonces los movimientos de la aguja simbólica han reflejado los vaivenes de la geopolítica mundial. Su punto más peligroso fue alcanzado en 1953, cuando las dos potencias mundiales de entonces hicieron pruebas de la bomba de hidrógeno. Pero desde 1991, cuando Estados Unidos y la desfalleciente Unión Soviética firmaron el Tratado de Reducción de Armas Estratégicas, conocido como Start, la amenaza parecía en franca retirada. La aguja llegó entonces a 17 minutos antes de las 12, aunque en 1995 fue movida a 14 para denunciar las fallas en el cuidado del material nuclear tanto en Estados Unidos como en las antiguas repúblicas soviéticas. De ahí que resulte tan importante la decisión de CAC, que reconoce por primera vez la existencia de una amenaza nuclear por fuera del viejo esquema bipolar de la guerra fría. Su director, Leonard Rieser, señaló que el riesgo actual va más allá de la seguridad de los pobladores de India y Pakistán: "Se trata del colapso de la diplomacia en el tema del desarme nuclear".

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.