Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/4/2014 12:00:00 AM

Irak y Kurdistán unidos contra los yihadistas

La ONU condenó los ataques perpetrados por grupos yihadistas en el Líbano y expresó su respaldo al Ejército.

El Consejo de Seguridad de la ONU condenólos ataques perpetrados por grupos yihadistas en el Líbano y expresó su respaldo al Ejército del país en su lucha contra los extremistas. En una declaración miembros del máximo órgano de decisión de Naciones Unidas enviaron sus condolencias al Líbano y expresaron su apoyo a las autoridades. 

Los choques armados -registrados al noreste del país- dejaron al menos 14 muertos, 86 heridos y 22 desaparecidos entre las fuerzas armadas libanesas, además de varias bajas civiles.

El primer ministro de Irak, Nuri al Maliki, dejó de lado sus discrepancias con las autoridades de la región autónoma del Kurdistán y decidió brindarle apoyo militar para hacer frente a los yihadistas del Estado Islámico (EI), que se han extendido en el norte del país.

En calidad de comandante en jefe del Ejército, Al Maliki ordenó a los jefes de la Fuerza Aérea y de la Aviación del Ejército de Irak que proporcionen ayuda aérea a las tropas kurdas o "peshmergas" que están luchando contra el Estado Islámico.

El portavoz militar, Qasem Ata, dijo en una rueda de prensa que las fuerzas iraquíes bombardearán a los yihadistas después de que ayer estos obligaran a los kurdos a retirarse de distintas partes de la provincia de Nínive.

El Estado Islámico tomó este domingo las localidades de Sinyar y Zumar, entre otras, así como los campos petrolíferos de Ain Zala y Batma, aproximándose cada vez más al límite con Siria, en un nuevo avance que se une a los cosechados desde que se hizo el pasado 10 de junio con la ciudad septentrional de Mosul, la segunda de Irak.

El portavoz militar de las tropas kurdas, Yabar Yawar, aseguró este lunes que sus fuerzas retomaron el control de la vecina zona de Uana y que están rodeando Zumar para recuperarla.

"Estamos haciendo un progreso continuo para liberar esas áreas de los terroristas del Estado Islámico", afirmó Yawar en un comunicado publicado en la web de la Unión Patriótica del Kurdistán (UPK), liderada por el expresidente iraquí, Yalal Talabani.

Con ese mismo objetivo, el portavoz destacó que reforzaron las tropas para lanzar una contraofensiva en Sinyar, de donde han huido unos 200.000 civiles, la mayoría de ellos de la minoría religiosa kurda yazidí.

En los alrededores de Sinyar y Zumar se registraron hoy fuertes enfrentamientos entre los insurgentes y hombres tribales apoyados por combatientes kurdos procedentes de Siria.

Un responsable de los "peshmergas" en la provincia septentrional de Nínive, Jairi Shinkali, dijo que habían entrado en Sinyar y en la vecina zona de Sanuni, matando a "decenas de terroristas".

El Estado Islámico mantiene atrapadas a miles de familias de la minoría yazidí en las montañas de la zona tras expulsarlas de Sinyar.

Al menos quince menores murieron de sed ya que esas familias no han podido comer ni beber durante los dos días que han pasado bajo el sol, informó el religioso yazidí Shiru Qulu.

Para luchar contra los yihadistas, Al Maliki ha optado por una cooperación militar con las autoridades del Kurdistán, con las que se había enfrentado desde el estallido de la crisis en junio debido a la ofensiva insurgente.

Ante la desbandada inicial de las fuerzas gubernamentales iraquíes, las tropas kurdas pasaron a controlar importantes zonas en disputa con el Gobierno central de Bagdad como la ciudad petrolera de Kirkuk y otros yacimientos de crudo del norte del país.

Esas acciones causaron la indignación del Gobierno de Al Maliki, que mantiene fuertes divergencias con los kurdos por cuestiones como la autonomía y la gestión de los recursos que ambas partes reclaman como propios.

En un agrio cruce de acusaciones, el presidente del Kurdistán, Masud Barzani, se mostró dispuesto a celebrar un referéndum sobre la independencia de la región y pidió la dimisión de Al Maliki por su responsabilidad en la actual crisis, mientras que el primer ministro acusó a los kurdos de acoger a yihadistas en su territorio.

Entretanto, el Estado Islámico y sus grupos aliados han infringido serias derrotas a las tropas leales a Bagdad y a las de Erbil (capital del Kurdistán).

En el resto del país, continúan los enfrentamientos con los insurgentes suníes, especialmente en el feudo que estos tienen en las ciudades de Faluya y Ramadi, en la provincia occidental de Al Anbar.

Según fuentes policiales, en Ramadi diez yihadistas murieron en choques con fuerzas de elite apoyadas por la aviación militar.

Varios proyectiles de mortero impactaron en la localidad de Al Karma, al este de Faluya, causando la muerte a tres civiles, mientras que el hospital de Faluya dio cuenta de cuatro muertos en los bombardeos contra la ciudad.

En la zona de Al Mushahada, a unos 20 kilómetros al norte de Bagdad, tres militares y dos miembros del Estado Islámico perdieron la vida en combates.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.