Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/17/2009 12:00:00 AM

Irán desestima informe nuclear de la ONU

La OIEA estableció que la tardanza en declarar la existencia de una central nuclear ha generado inquietud por la posibilidad de que haya otras plantas secretas.

;
BBC
Irán restó importancia este martes a un informe del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) en el que se solicitó a Teherán que aporte "más datos" sobre los objetivos de la planta nuclear de Fordo, ubicada cerca de la ciudad de Qom.

La existencia de esta central se desconocía hasta hace poco más de un mes.

El OIEA dijo que Irán debe explicar el historial y el propósito de la planta de enriquecimiento de uranio.

Sin embargo, el jefe iraní de las negociaciones nucleares, Ali Asghar Soltaniyeh, dijo que el informe del OIEA es "repetitivo" y que Teherán ya había entregado toda la información sobre la central de Fordo.

Algunas naciones occidentales han acusado a Irán de estar desarrollando armas nucleares. El gobierno de Mahmoud Ahmadinejad rechaza tales señalamientos e insiste en que su programa nuclear tiene fines pacíficos.

El mes pasado, un equipo de Naciones Unidas inspeccionó las instalaciones de la planta de Fordo, la cual está siendo construida a unos 30 kilómetros de la ciudad de Qom, al sur de Teherán.

En su informe, el OIEA estableció que la tardanza en declarar la existencia de esta central ha generado inquietud por la posibilidad de que haya otras plantas secretas.

Cooperación
"Irán ha dado toda la información referente a la nueva planta nuclear y al material que allí se encuentra", le comentó Soltaniyeh al canal de televisión al-Alam.

"En una etapa posterior, instalaremos el equipo requerido. La central comenzará su actividad en 2011", agregó.

Soltaniyeh dijo sentirse "cómodo" con el informe, ya que -según dijo- éste confirmaba que Irán "cooperaba totalmente" y que las actividades de Qom estaban "en línea con las instrucciones y limitaciones establecidas por el OIEA".

"Los inspectores registraron la planta durante dos días. Todo estaba en orden según lo establecido en el Tratado de No Proliferación Nuclear", añadió Soltaniyeh.

Sin embargo, el Departamento de Estado de Estados Unidos advirtió que Irán aún se negaba a cumplir con la totalidad de sus obligaciones internacionales.

El informe fue difundido luego que ministro ruso de Energía, Sergei Shmatko, afirmara que la planta nuclear que ese país ha estado construyendo en Bushehr, en el sur de Irán, no será finalizada este año como estaba previsto, debido a "problemas técnicos".

Según en analista internacional de la BBC, Paul Reynolds, el reporte del OIEA sobre la central de Qom básicamente confirma que ésta será capaz de albergar unas 3.000 centrífugas para el enriquecimiento de uranio.

Irán sostiene que la construcción de la planta intenta proteger su tecnología de potenciales ataques, y el director del OIEA, Mohamed El Baradei, ha indicado que no hay nada de qué preocuparse sobre esta instalación.

Pero, según Reynolds, lo que preocupa a los gobiernos que tratan de negociar con Irán es el secreto que ha rodeado la construcción de la central. El informe dice que ello no "contribuye a crear confianza".

En general, aún hay un punto muerto en torno de la propuesta occidental de transladar el uranio iraní a Rusia y Francia para enriquecerlo en esos países.

Diplomáticos estadounidenses, rusos, chinos y de la Unión Europea tienen previsto reunirse pronto para tratar este tema, al tiempo que se incrementa la presión para que se apliquen sanciones adicionales a Irán si no se llega a un acuerdo sobre el enriquecimiento de uranio a fines de este año, concluye Reynolds.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.