Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/20/2010 12:00:00 AM

Israelíes y palestinos invitados a negociar

La secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, cree que las negociaciones podrían concluir en un año exitosamente.

;
BBC
La secretaria de Estado de los Estados Unidos, Hillary Clinton, dio a conocer este viernes los detalles de una propuesta destinada a hacer que israelíes y palestinos regresen a la mesa de negociación que abandonaron hace ya 20 meses.

"En nombre del gobierno de los Estados Unidos invité al primer ministro Netanyahu y al presidente de la Autoridad Palestina Abbas a encontrarse el próximo 2 de septiembre en Washington D.C. para relanzar negociaciones directas", informó Clinton.

"Creemos que el proceso puede ser completado en un año", declaró.

El gobierno de Israel le dio inmediatamente la bienvenida a la invitación.

Y aunque la Autoridad Palestina aún no se ha pronunciado oficialmente, el enviado especial de Estados Unidos a Medio Oriente, George Mitchell, explicó que la propuesta había sido formulada luego de consultar con ambas partes, por lo que todo parece indicar que se trata nada más de un asunto de tiempo.

"Creemos que hay un reconocimiento por parte de las partes (...) de que la mejor solución es un acuerdo que permita que los dos Estados vivan lado a lado en paz y seguridad. Y que la mejor forma para conseguirlo es mediante negociaciones directas", explicó Mitchell.

Con Jordania y Egipto

En su intervención, Clinton explicó que en el proceso también participarán el presidente de Egipto, Hosni Mubarak, y el rey Abdullah de Jordania.

También está invitado el presidente del denominado Cuarteto para la Paz en el Medio Oriente, el ex primer ministro británico Tony Blair.

La secretaria de Estado dijo además que las negociaciones debían iniciar "sin precondiciones" por ninguna de los dos partes.

Esa había sido la postura del primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu. Pero, hasta la fecha, el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, había supeditado su participación a la interrupción de cualquier tipo de construcción en los asentamientos judíos ilegales.

Abbas también pedía garantías de que cualquier acuerdo respetaría las fronteras definidas luego del cese al fuego de 1967.

Clinton, sin embargo, instó a las partes a reunirse con buena fe y comprometidos con el éxito de las conversaciones.

"Ha habido dificultades en el pasado, y habrá dificultades más adelante... Les pido a las partes que perseveren, que sigan avanzando incluso en los momentos más difíciles y que continúen trabajando para conseguir paz duradera en la región", dijo Clinton.

Y, en medio de todo, la Autoridad Palestina puede encontrar algo de tranquilidad en la declaración del Cuarteto que le dio la bienvenida a la iniciativa estadounidense, pues ahí se menciona explícitamente la necesidad de "poner fin a la ocupación que inició en 1967".

Triunfo político

La reanudación de los contactos entre palestinos e israelíes ha sido uno de los mayores esfuerzos en política exterior que ha hecho el gobierno del presidente Obama.

Algunos consideran que la Casa Blanca de Obama ha perdido ascendencia entre los israelíes y el respeto de los palestinos, en parte por haberse enfrentado con el gobierno de Tel Aviv sobre temas como la construcción de asentamientos judíos en Cisjordania sin haber logrado detenerlos.

Y aunque todos parecen apoyar en principio el restablecimiento de contactos entre las partes, algunos advierten que el lapso de un año para terminar la nueva ronda de diálogo que anunció la secretaria de Estado puede ser insuficiente, dada las experiencias del pasado no tan lejano.
 
 

 
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.