Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2016/10/17 11:42

La amistad entre Chelsea Clinton e Ivanka Trump que la candidatura de sus padres no ha roto

Ambas jóvenes son íntimas desde hace años y decidieron hacer que la campaña no afecte lo bien que se caen. Estas son las cuatro cosas en las que se parecen.

Ivanka Trump y Chelsea Clinton. Foto: A.F.P.

Los dardos van y vienen en la campaña electoral por la Presidencia de Estados Unidos. Hillary Clinton, candidata demócrata y Donald Trump, candidato republicano, están inmersos en una batalla por llegar a la Casa Blanca. Sin embargo, Chelsea Clinton e Ivanka Trump, sus respectivas hijas, son las mejores amigas a pesar de la rivalidad de sus padres.

Y es que Chelsea e Ivanka tienen mucho en común, además de tener padres influyentes, ellas han llevado una vida similar en algunos aspectos.

"Hemos sido amigas desde mucho antes de las elecciones, nuestra amistad no va a terminar por política. Tengo un gran respeto por Ivanka y quiero a su familia (…) tenemos mucho en común", aseguró Chelsea al programa de televisión The View. Estos son los puntos de su vida en los que se parecen:

Puede leer: Ivanka, la Trump de presentar

1. Una vida llena de privilegios

Chelsea es la única hija de Hillary y Bill Clinton, tiene 36 años, y vivió en la Casa Blanca cuando su padre fue presidente de Estados Unidos. Ha pasado por las mejores universidades del mundo: Oxford, Stanford y Columbia. Y ha trabajado en grandes empresas como Mckinsey Company y NBC. Ahora, le ayuda a su mamá en la campaña. Por su parte, Ivanka ha llevado una vida de lujos, creció en el Trump Tower en Nueva York y a sus 34 años, y graduada de economía, puede decir que ha sido una exitosa modelo y empresaria. Ivanka es considerada el arma secreta de su papá para cautivar el voto femenino, maltrecho por sus comentarios sexistas y sus acusaciones de infidelidades. Ivanka lo presentó en la convención Repúblicana.

2. La infidelidad de sus padres

Tanto Chelsea como Ivanka tuvieron que afrontar un duro episodio en su vida con todo el peso mediático que implicó. Chelsea tenía 18 años cuando se descubrió la relación que su padre Bill Clinton mantenía con Monica Lewinsky, una becaria de la Casa Blanca. Ivanka tenía solo nueve años cuando la relación de Donald Trump con la actriz Marla Maples acabó con el matrimonio de sus padres.

3. Su vida profesional

Las dos hijas de los candidatos están involucradas en las poderosas empresas de sus familias. Chelsea es la vicepresidenta de la Fundación Clinton, una organización que busca el bienestar global en aspectos como la salud, el crecimiento económico y el cambio climático. Ivanka es vicepresidente de desarrollo y adquisición en la Organización Trump, además es considerada una experta en relaciones públicas y una gran ayuda para su padre.

4. Una familia y un esposo influyente

Las dos herederas han sido consideradas unas mujeres dedicadas a su familia. Ivanka se casó en 2010 con Jared Kushner, un magnate inmobiliario judío, con quien tuvo tres hijos: Arabella, Joseph y Theodore. Chelsea se casó con Marc Mezvinsky, un banquero hijo de demócratas, con quien tuvo dos hijos: Charlotte y Aidan.

Desde antes de que Clinton y Trump fueran los candidatos oficiales de sus respectivos partidos, la posibilidad de que la amistad de sus hijas se quebrara había rondado. A pocos días del día en que los estadounidenses acudirán a las urnas parece que Chelsea e Ivanka sobrevivirán al desafío de demostrar que sus valores personales están por encima de las ambiciones de sus padres. Ellas acordaron no verse sino hasta después de las elecciones para proteger su amistad.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.