Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2016/04/15 12:02

Heridos, daños y pánico tras nuevo terremoto que golpea a Japón

El nuevo movimiento telúrico es el más fuerte registrado desde que el jueves un temblor de magnitud 6,5 provocó nueve muertos y 900 heridos.

´Una familia espera para recibir ayuda en el ayuntamiento de Mashiki, prefectura de Kumamoto, Japón. Foto: EFE

Un nuevo terremoto golpeó en las primeras horas del sábado la zona de Japón afectada el jueves por un potente sismo, provocando varios heridos, daños materiales y pánico entre la población.

El nuevo movimiento telúrico es el más fuerte registrado desde que el jueves un temblor de magnitud 6,5 golpeó la isla de Kyushu y provocó nueve muertos y 900 heridos, de los cuales 50 están graves.

Desde el jueves, cientos de réplicas han sacudido la zona afectada, por donde pasa una falla geológica que atraviesa la región.  

Tras el nuevo sismo muchos habitantes se preparaban para pasar la noche a la intemperie.

Hisako Ogata, de 61 años, fue evacuada a un parque cercano a su casa en Kumamoto junto a unas 50 personas.

"Me fui de mi casa, no podía quedarme por las continuas réplicas", dijo a la AFP. "Tenía tanto miedo", agregó.

El terremoto de magnitud 7,1, según la agencia meteorológica japonesa y 7,0 en la escala del Instituto de Geofísica estadounidense (USGS), se produjo a la 01H25 locales (16H25 GMT del viernes) y desató una alerta de tsunami en la costa oeste de la isla de Kyushu, que posteriormente fue levantada.  

"Recibimos informaciones no confirmadas según las cuales una persona habría fallecido por el derrumbe de una vivienda", dijo a la AFP Riho Tajima, responsable local de la Agencia de Gestión de Catástrofes.

Las autoridades advirtieron que las casas dañadas por el sismo podrían venirse abajo y la cadena NHK mostró edificios semiderrumbados en Kumamoto.

La cadena de televisión informó que el nuevo terremoto dejó varios heridos y provocó el hundimiento de un puente en la ciudad.

Las imágenes de televisión muestran a personas atrapadas bajo escombros en varias localidades.

"El último terremoto se sintió tan fuerte, o incluso más fuerte que el sismo original", dijo a la AFP Shotaro Sakamoto, agente de la prefectura de Kumamoto.

‘Nunca he visto un temblor así‘

Antes del nuevo terremoto, los habitantes de la pequeña ciudad japonesa de Mashiki se preparaban para volver a pasar la noche a la intemperie y hacían cola para recibir agua potable.

"La casa tembló de arriba a abajo", contó a la AFP Nobuyuki Morita, un residente de 67 años de la ciudad de Mashiki. "Estábamos viendo la televisión cuando de repente sentimos unos temblores muy fuertes. Me sorprendió mucho, nunca he visto un temblor así en mi vida".

Morita y su mujer pasaron la noche en un coche porque no podían volver a su casa, con el techo derrumbado y los muebles desperdigados. El reloj se quedó parado a las 21H26 (12H26 GMT), la hora del primer temblor. Muchos otros habitantes se preparaban para pasar la noche del viernes al sábado en aparcamientos al aire libre.

"Sólo pude salir de mi casa después de cinco réplicas, fueron tan fuertes que me daba miedo moverme", contó un vendedor a la televisión. En su local todo estaba patas arriba, y los estantes, las mesas y los artículos tirados por el suelo.

Decenas de casas, muchas de ellas viejas y de madera, quedaron total o parcialmente destruidas. Unas 44.000 personas tuvieron por ello que refugiarse en centros de acogida, donde se les dio arroz y agua potable.

Una niña de ocho meses fue rescatada viva de entre los escombros, indicó la cadena de televisión NHK.

Fábricas paradas

El gobierno declaró el estado de catástrofe natural y envió al lugar a casi 6.500 hombres, entre bomberos, policías y soldados.

"Hemos localizado diversos daños con un helicóptero de las fuerzas de autodefensa dotado de un sistema de rayos infrarrojos, y puede que haya personas atrapadas bajo los escombros. Tememos que el balance aumente", dijo el ministro de gestión de desastres, Taro Kono.

El castillo de la ciudad, de 400 años de antigüedad, también resultó dañado en el techo y los muros.

Varios grandes grupos japoneses, entre ellos Toyota, Bridgestone, Honda y Sony, decidieron este viernes suspender las operaciones en las fábricas de la zona para hacer un balance con los proveedores y evaluar los daños.

Varias carreteras resultaron dañadas, y los transportes se vieron perturbados. Un tren de alta velocidad que no transportaba pasajeros descarriló y el tráfico ferroviario tuvo que ser interrumpido para revisar las vías, como suele hacerse cada vez que hay un terremoto.

Japón, situado en la intersección de cuatro placas tectónicas, sufre cada año más del 20% de los sismos más fuertes del planeta.

Los japoneses son todavía más sensibles a los peligros de los temblores desde el tsunami de marzo de 2011, que mató a unas 18.500 personas y provocó un grave accidente nuclear en la central de Fukushima.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.