Miércoles, 22 de octubre de 2014

| 2013/08/06 00:00

Joven engendró casi 500 hijos después de la guerra mundial

El hombre de unos 20 años de edad, fue padre de casi 500 hijos, nacidos luego de finalizar la primera Guerra Mundial.

. Foto: Foto tomada del Daily Mail.

El joven recibió 10 libras por cada encuentro sexual con mujeres viudas o con maridos mutilados en la guerra. La historia revelada por el diario británico Daily Mail, afirma que se trata del primer donante de esperma de la historia, ya que sucedió varios años antes de que la donación fuera aceptada en los círculos sociales. El hecho ocurrió entre 1919 y 1950 y fue un servicio que Derek hizo para su patria.


Según cuenta el diario, en 1919 la guerra afectó la vida de muchas mujeres en Europa. Muchas quedaban viudas, al perder sus esposos en la guerra y otras los recibían heridos, con estrés, trastornos sicológicos que dificultaban la sexualidad y hasta poder concebir.


Ante la cantidad de mujeres que querían tener hijos y la situación de tantos hombres que no eran aptos para procrearlos, la doctora Helena Wright, reconocida especialista en planificación familiar, comenzó a buscar un hombre joven, buenmozo, con buena dentadura, saludable e inteligente para sostener relaciones sexuales con las mujeres. Era un trabajo honorifico, en ese entonces. 


El prospecto que se ajustó a la idea de la médica fue el esposo de una de sus enfermeras, un hombre llamado Derek, nacido en 1889 y criado en Inglaterra, donde su padre tenía plantaciones de té y caucho. Sin dar muchos rodeos, el joven aceptó el trabajo, pero pidió discreción. Desde aquel momento la Dra. Wright era la encargada de planear las citas y ella asistía a los encuentros ‘profesionales’. 


Entonces, de acuerdo al ciclo de las interesadas, se organizaban las citas y en algunas ocasiones los maridos preferían hablar con Derek para acordar detalles.


La operación


La cita se notificada vía telegrama. Derek entonces tenía el ritual de vestirse con traje oscuro, camisa blanca y corbatín de lunares. Siempre llevaba consigo un sombrero y un bolso negro en el que cargaba una piyama y una botella de brandy. Su forma de ser y su físico facilitaban el resto. El encuentro sexual se sostenía clandestinamente. Cada encuentro significaba un pago de 10 libras para el 'donante'.


El ‘Daily Mail’ dice que cada vez que nació una criatura se le avisó al padre a través de un telegrama. Así que el hombre llegó a tener 496 hijos en las clínicas de la doctora, ubicadas en Knightsbridge y Notting Hill. Además, tuvo tres hijos en su matrimonio y otros dos con la amante de su padre, quien después de la muerte de su padre se convirtió en la suya. Por otro lado dicen que también tuvo 4 hijos en Malaya, Singapur.

Derek murió en 1974, mientras que la doctora Wright, cuestionada por su trabajo de donación de esperma y abortos clandestinos, falleció a los 93 años.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×