Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/16/2013 12:00:00 AM

Ganaron medalla de oro en juegos paralímpicos y no eran discapacitados

Una corte española sancionó al director de la Federación Española de Deportes para Discapacitados Intelectuales por fraude en paralímpicos Sidney 2000.

13 años han pasado desde que se cometiera uno de los peores fraudes en el deporte. El equipo de baloncesto de España en los paralímpicos de Sidney 2000 ganó la medalla de oro, pero sus integrantes, que se suponen eran discapacitados intelectuales, en realidad no presentaban ningún tipo de discapacidad.

Fernando Martín Vicente, director de la Federación Española de Deportes para Discapacitados Intelectuales, fue encontrado culpable del fraude y fue multado con 5.400 euros además de tener que devolver cerca de 150.000 euros en subsidios que el gobierno español le había dado a los deportistas.

El escándalo explotó en noviembre del año 2000 cuando Carlos Rigaborda, uno de los deportistas del equipo medallista de baloncesto denunció que tanto él como otros participantes de natación, tenis de mesa y otros deportes, no eran discapacitados intelectuales. “Cerca de 15 de los 200 deportistas españoles no tienen ningún tipo de discapacidad física o intelectual y evadieron los controles médicos”, dijo Rigaborda en esa época.

El escándalo se hizo mayor puesto que el deportista hacía parte de la selección española de baloncesto de personas con discapacidad intelectual desde hacía más de dos años. “El único examen que me hicieron fue una prueba de seis “lagartijas” o flexiones de pecho, pero ni siquiera en Australia me hicieron algún tipo de prueba mental”, aseguró.

10 de los jugadores participantes en el partido final se hicieron pasar como discapacitados utilizando certificados médicos falsos. Carlos Rigaborda afirmó que en uno de los partidos el propio entrenador les dijo que fueran más lentos o se darían cuenta que no eran discapacitados.

Cuando los diarios españoles publicaron las fotografías del triunfo final ante Rusia, algunos ciudadanos españoles identificaron varios deportistas, asegurando que no eran discapacitados.

Luego del escándalo, Martín Vicente renunció y asumió toda la responsabilidad. La delegación tuvo que devolver las medallas y la categoría de baloncesto para personas con discapacidad intelectual desapareció del certamen luego de esa competencia.

Aunque Vicente aseguró que es difícil darse cuenta del fraude de los deportistas pues “es fácil fingir que tienes menos inteligencia, lo difícil es demostrar que tienes bastante”, la corte española dijo que él sabía del engaño, pero absolvió de cargos a otras 18 personas del equipo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.