Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 1988/10/24 00:00

LA AERO-MOZA DE PAPANDREOU

Lío de faldas del primer ministro griego con una azafata.

LA AERO-MOZA DE PAPANDREOU

El novelón tiene cautivada toda Grecia. El tema incluso da para una buena serie de televisión, si no fuera porque los protagonistas son el primer ministro del país, Andrea Papandreou, su esposa Margaret y su amante de 34 años, Dimitra Liani.
Y así es. El mandatario de 69 años está ganando popularidad internacionalmente, gracias a sus líos de faldas. El episodio más reciente se vivió a mediados de este mes, cuando Liani -una ex azafata de Olympic Airways- fue acusada por Margaret Papandreou de haber ínfluido sobre la mala salud de su esposo, internado en ese entonces en una clínica de Londres debido a su mala condición cardíaca.
Claro que su mala salud no le impidió una buena riposta al primer ministro. Al día siguiente de la denuncia, Papandreou se paseo por los pasillos del hospital tomado de la mano de "su" Dimitra, al tiempo que un comunicado oficial anunciaba que iba a pedir el divorcio. Según se comenta en Atenas, el matrimonio podría celebrarse el próximo año, asumiendo que ambas enamorados habrán arreglado sus líos legales (la Líani también está en proceso de divorciarse de su ex marido).
Eso no le impide a Margaret Papandreou, atacar a la feliz pareja.
Un comunicado leído por un portavoz anotó que el tratamiento que ella estaba recibiendo era "inhumano". "La mujer -dice el texto- que estuvo al lado de Andreas Papandreou durante 40 años, con dignidad y alta moral, durante buenos y malos tiempos, y con quien él tiene cuatro hijos y dos nietos, merece al menos un mejor tratamiento"
La polémíca ha llegado a tal extremo que en Atenas la sociedad se ha dividido en pro y anti Margaret. Los más conservadores opinan que la esposa (originaria de los Estados Unidos) ha sido injustamente humillada por el primer ministro.
Esa pelea le cae como anillo al dedo a la oposición. Ya antes de que se presentara el escándalo, Papandreou estaba suficíentemente mal en las encuestas y todo hace pensar que el Pasok, el partido de gobierno, perderá las elecciones generales que tendrán lugar en junio de 1989 a más tardar. Para colmo de males, la economía está en problemas y existe un impresionante vacío de poder.
Este se ha notado aun más allá de las fronteras debido a que el país helénico es, a lo largo de este segundo semestre del año, presidente de la Comunidad Económica Europea. Los esporádicos comunicados salidos del hospital en Londres no han servido para tranquilizar a aquellos que piensan que en Atenas no hay nadie que mande. La situacion es tal, que los norteamericanos que negocian con Grecia sobre la permanencia de dos de sus bases militares, decidieron endurecer su posición convencidos de la débil capacidad de respuesta de la contraparte.
Mientras todo eso se define, Margaret Papandreou y Dimitra Liani siguen -como se dice- de las mechas. La discusión ha llegado a tal nivel, que pocos dudan que en cuestión de meses Andreas Papandreou se convertirá en ex marido y muy posiblemente en ex primer ministro.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.