Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/1/1990 12:00:00 AM

LA ANTESALA DEL INFIERNO

Todo indica que la guerra civil se recrudecerá aun más.

El éxodo de residentes de Beirut recomenzó la semana pasada, mientras lo vientos de guerra volvían a soplar fuertemente en la atormentada capital del Líbano. La razón es que se preparaba un recrudecimiento de la guerra civil que asuela al país desde hace 15 años,por la intención anunciada por el nuevo presidente Elías Hrawi de desarmar al general Michel Aoun, el militar cristiano que se autoproclama presidente del país y quíen se opone a sangre y fuego al plan de paz de la Liga Arabe.

Hrawi fue elegido el viernes 24 para reemplazar a Rene Moawad, asesinado dos días antes cuando sólo llevaba tres en el ejercicio del cargo. Como su predecesor, Hrawi es un católico maronita que apoya el plan de paz segun el cual Líbano se daría una nueva Constitución que ampliaría la influencia de los musulmanes en el gobierno del país. Ese plan, apoyado además por los Estados Unidos, la URSS y Francia, es rechazado por Aoun, quien afirma no sólo ser el verdadero jefe del Estado fué nombrado por el presidente Amin Gemayel en interinidad cuando venció su período--sino que el plan de paz, tal como está concebido, no establece una fecha para el retiro de las tropas sirias del país.
Desde que asumió la Presidencia en interinidad en marzo pasado, Aoun lanzó una violenta ofensiva para sacar del país a los sirios (que habían invadido en 1987 para poner fin a tres años de anarquía total). Pero hoy, 900 muertos más tarde, el general no tuvo éxito en su empeño y se mantiene fuerte en un bunker situado en lo que queda del palacio presidencial de Baabda. Hrawi, quien cuenta con el apoyo de los 40 mil soldados sirios y de la facción musulmana del ejército libanes, ha prometido que gobernará desde ese palacio, así no quede piedra sobre piedra.

Esa ofensiva final, de ser exitosa, probaría la tesis de quienes afirman que el general Aoun era el menos beneficiado con el asesinato de Moawad. El general, señalado como el autor intelectual del magnicidio, había logrado bloquear todos los intentos de Moawad de ganarse el apoyo del sector cristiano, que parece respaldar en bloque al militar. Pero ahora no sólo los sirios quedaron en posición de arrasar con Aoun, sino que en su propio bando los cristianos podrían sacarlo ante la ínminencia de un nuevo baño de sangre. Un observador desprevenido diría que en la guerra civil del Líbano todo está como al principio.-



¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1825

PORTADA

Venezuela: la calle contra el dictador

Un trino de Santos indigna a Maduro y él amenaza con revelar los secretos del proceso de paz. Invocar el anti-colombianismo no cambia el hecho de que la crisis venezolana está llegando a un punto de inflexión.