Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/7/2012 12:00:00 AM

La apuesta de Rusia en el conflicto sirio

En el cuarto día de ataques contra Homs y tras vetar la resolución del Consejo de Seguridad sobre Siria, el canciller ruso, Sergei Lavrov, visita Damasco para reunirse con el presidente Bashar al Assad. ¿Qué busca Rusia?

;
BBC
En el cuarto día consecutivo de ataques con artillería pesada contra la ciudad de Homs y a medida que la seguridad en Siria se torna cada vez más crítica, los ojos de la comunidad internacional se posan particularmente sobre el papel que está desempeñando Rusia, el aliado más importante del gobierno de Bashar al Assad.

Después de haber vetado el fin de semana junto a China una resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas sobre Siria, la siguiente movida de Moscú será este martes en Damasco, a donde viajarán Sergei Lavrov, el ministro de Relaciones Exteriores, y Mijaíl Fradkov, el jefe del Servicio de Inteligencia Exterior.

La señal parece clara: mientras los demás miembros del Consejo de Seguridad continúan abogando por una posición conjunta que condene la violencia siria, Rusia pondrá en práctica su propia maquinaria diplomática para avanzar en el plano bilateral.

¿Qué buscan Lavrov y Fradkov en Damasco?

Momento clave

Rusia parece encontrarse en una encrucijada.

Por un lado quiere mantener sus lazos históricos y económicos con Siria, una amistad que se remonta a los tiempos de la Unión Soviética y que incluye una relación comercial y militar en la que Siria se nutre de armas rusas y Rusia expande su uso de una base naval siria en Tartus.

"Rusia no tiene un peso inherente en la región. No tiene una presencia como la turca, ni tiene la habilidad de Estados Unidos o de la OTAN para proyectar su poder", le dijo a BBC Mundo Matthew Rojansky, subdirector del programa de Rusia y Eurasia del centro de estudios Carnegie Endowment for International Peace.

"Lo único que tiene es su lealtad hacia Bashar al Assad", añade.

Esa lealtad es la otra cara de la moneda.

Rusia no puede ignorar la evidente ola de violencia, pero tampoco quiere dejar pasar la oportunidad de demostrar que su posición privilegiada puede ayudar a solucionar lo que la comunidad internacional no ha podido resolver por otros medios.

"Rusia quisiera jugar el rol de mediador entre el gobierno de Assad, la comunidad internacional y la oposición", le dijo a BBC Mundo Andrew Kuchins, director del programa de Rusia y Eurasia del Center for Strategic and International Studies.

O, como afirma Mark Urban, editor diplomático y de defensa del programa Newsnight de la BBC,"la decisión de Lavrov de viajar a Damasco parece diseñada en parte para convencer a la gente de que Rusia está dispuesta a buscar soluciones alternativas a la crisis, en vez de simplemente ejercer una influencia negativa".

El efecto Libia

Esas alternativas contrastan con el objetivo de los diplomáticos occidentales en el Consejo de Seguridad, que Rusia califica como un "escenario libio".

El borrador de resolución pedía la renuncia de al Assad, una postura que no sólo critica Moscú como una interferencia en asuntos internos, sino que también compara con la intervención occidental en Libia, que puso fin al régimen de Muamar Gadafi.

Según Urban, de la BBC, "para algunos en el Kremlin y en Pekín, Occidente tiene una política de largo aliento de deshacerse de sus 'espantos' en el mundo árabe. Con Saddam Hussein, Muamar Gadafi y el clan Asad, sugieren, las tácticas pueden haber sido distintas, pero el resultado esperado ha sido siempre el mismo".

El veto fue recibido por diplomáticos occidentales con fuertes palabras de rechazo y la embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Susan Rice, dijo que la decisión de Rusia y China muestra cómo "protegen a un tirano cobarde".

Pero, por lo menos de boca para afuera, Rusia ha negado que esté apoyando a al Asad.
El corresponsal diplomático de la BBC, Jonathan Marcus, explicó que en la conferencia anual de seguridad en Múnich, Alemania, que sucedió a la reunión del Consejo de Seguridad, Lavrov explicó que su país "apoya completamente los derechos del pueblo sirio a tener una mejor vida. No somos amigos ni aliados del presidente al Asad".

Qué quiere Rusia

A raíz del veto, es más fácil definir lo que no quiere Rusia que lo que realmente piensa hacer para solucionar la situación en Siria. Más incierta aún es la razón para que Lavrov vaya a Damasco acompañado de Fradkov, el jefe de los servicios de inteligencia.

Un comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia, citado por la agencia AFP, señala que el objetivo de la visita es "una rápida estabilización de la situación en Siria a través de las muy necesarias reformas democráticas".

"Los rusos quisieran parecer como los que ayudaron a deshacer el nudo gordiano", dice Kuchins, quien añade que a ese país le interesaría mantener al gobierno de al Assad o, en caso contrario, que se le vea como un actor que puede jugar un papel crítico entre las partes de la transición.

Por su parte, Rojansky explica que "siempre y cuando Rusia haya lidiado con Assad en relación con la oposición para proteger sus intereses comerciales, y si el acuerdo es apoyado diplomáticamente por el mundo árabe y su grupo dentro del Consejo de Seguridad, ese sería el resultado perfecto para Rusia".

Cómo (y hasta qué punto) Moscú piensa lograr esa meta está abierto a la interpretación, pero un tema parece claro: cualquiera que sea el desenlace, a Rusia le interesa que el gobernante de turno sea cercano a sus intereses.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.