Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/26/1999 12:00:00 AM

A LA CARGA

Como un jefe militar Hugo Chávez comanda desde la televisión la campaña por la Asamblea <BR>Constituyente.

Son 1.130 candidatos los que aspiran a los 131 curules que tendrá la Asamblea Nacional
Constituyente de Venezuela. Todos los aspirantes hablan de las maravillosas propuestas que quisieran
incluir en la Carta Magna pero ninguno confiesa que ante el desempleo galopante de 20 por ciento en el
fondo no les caería nada mal asegurarse un 'cambur', como se denomina popularmente a los cargos públicos,
aunque la Asamblea Nacional sólo dure seis meses. La sombra del presidente Hugo Chávez se proyecta
sobre todo el proceso. El ex militar no ha tenido inconveniente en decir en sus programas de televisión y radio
que "echaré plomo y plomo contra los corruptos de Acción Democrática y Copei y mi voz se hará tronar".
Chávez no ahorra oportunidad para hacer campaña por los 128 'chavistas' o del Polo Patriótico, incluida la
primera dama Marisabel de Chávez. Lo más sorprendente es que los nominados del Polo Patriótico repiten
el tono guerrerista y belicoso del presidente Chávez. Los ex diputados Aristóbulo Izturiz, Pablo Medina,
Alfredo Peña y el teniente Joel Acosta Chirinos, coordinador del Movimiento V República (MVR), el partido
que fundó Chávez, se declaran estar en "la batalla" y son partidarios de que la Asamblea sea originaria y
no derivada, es decir, que tenga poderes absolutos para "disolver el Congreso y todas las instituciones que
se le opongan, que establezca la reelección inmediata" y si esto no es posible entonces debería dar "un
golpe". De otro lado y sin proponérselo se ha creado una especie de Polo Democrático, la misma
polarización de diciembre, que siendo de independientes porque no llevan el sello de los partidos, está
liderada por los políticos tradicionales más famosos. Por ejemplo, el ex presidente Carlos Andrés Pérez, al que
Chávez califica públicamente de "ladrón", pide al mandatario que "conserve su dignidad, que respete a los
venezolanos y que respete a las instituciones de la democracia". Pérez se ha postulado a la Asamblea por
el estado Táchira para defender la democracia y pelear contra las tendencias autocráticas y dictatoriales que
eventualmente pudieran surgir. Lleva tres propuestas: "Perfeccionar la descentralización, ampliar los
derechos políticos de los venezolanos nacionalizados a excepción del cargo presidencial y eliminar el
carácter machista de la Constitución, es decir, revalorizar el papel de la mujer en la sociedad". El ex jefe de
la fracción parlamentaria del Proyecto Venezuela, Alberto Franchescci, quiere convertirse en el jefe de la
Asamblea Nacional y se opone a la reelección del presidente de la República. El ex magistrado José Muci
Abraham afirma que "seré un dique de contención para oponerme a la reelección presidencial porque eso
conduce a regímenes autocráticos y militares. Este gobierno no ha hecho nada. Ha paralizado
económicamente al país". En el variopinto número de aspirantes los homosexuales y las prostitutas también
llevan a sus candidatos a la Asamblea porque aspiran a que se les reconozca su condición. Por su parte,
la Iglesia Evangélica propone cambiar la libertad de culto por la igualdad de religión, lo que ha puesto en
aprietos a la Iglesia Católica porque disminuiría su primacía constitucional. Lo claro es que de los 1.130
inscritos 128 son chavistas y representan una minoría. Y la polémica es si el mandatario obtendrá la suficiente
mayoría en la Asamblea como para que sus propuestas puedan tener éxito. La campaña, sin embargo, ha
despertado el interés de los venezolanos, que votarán por la gente conocida aunque no se sabe si con mucho
entusiasmo porque les está golpeando el hambre y el desempleo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.