Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/12/2014 12:00:00 AM

Director de la CIA responde a acusaciones de tortura

En una rueda de prensa, la cabeza de la agencia dijo que no descarta que los cuestionados métodos de interrogatorio se empleen de nuevo.

;
AP
El director de la CIA, John Brennan, reconoció que agentes de la agencia hicieron cosas "aborrecibles" a detenidos sospechosos de terrorismo y que no podía demostrar que el duro trato proporcionado a los prisioneros hizo que estos cooperasen. Pero defiende que el programa de interrogatorios tras el 11 de septiembre del 2001 por detener ataques y salvar vidas.

Este es el cuidadoso balance que Brennan intentó realizar el jueves durante una inusual conferencia de prensa televisada en el cuartel general de la CIA, algo que nadie del personal de asuntos públicos de la agencia recuerda que haya ocurrido nunca en el centro secreto ubicado en el estado de Virginia.

En el centro de los comentarios de Brennan había un argumento exquisitamente matizado: que aunque la CIA no se pronuncie hoy sobre si las propias técnicas brutales de interrogatorio llevaron a los detenidos a cooperar, no cabe duda de que los detenidos sometidos a estas prácticas ofrecieron información "útil y valiosa" después.

Brennan dijo que se "desconocía y no se puede saber" si el duro tratamiento proporcionó inteligencia crucial que podría haberse obtenido de cualquier otra forma. Además, se negó a definir las técnicas como tortura, como habían hecho el presidente Barack Obama y la presidenta del Comité de Inteligencia del Senado, e incluso se abstuvo de utilizar la palabra en sus 40 minutos de comparecencia y respuestas a periodistas.

Obama prohibió este tipo de técnicas de interrogatorio cuando llegó al poder.

El director también estableció una distinción entre métodos de interrogatorio, como el ahogamiento simulado ('waterboarding'), que fueron aprobados por el Departamento de Justicia en su momento, y otros que no lo fueron, entre ellos la 'alimentación rectal', amenazas de muerte y golpizas. No habló de las técnicas por su nombre.

"Estoy totalmente de acuerdo en que hubo momentos en que agentes de la CIA excedieron las guías que se les dieron y las técnicas autorizadas que fueron aprobadas y declaradas legales", dijo. "Excedieron los límites (...) Voy a dejar a otros la forma en que podrían querer etiquetar esas prácticas. Pero, para mí, es algo ciertamente lamentable".

Sin embargo, Brennan defendió la detención total de 119 sospechosos por haber ofrecido información valiosa que, entre otras cosas, ayudó a la CIA a encontrar y matar al líder de Al Qaida, Osama bin Laden.

Un informe de 500 páginas difundido por el Comité de Inteligencia del Senado el 9 de diciembre cita exhaustivamente registros de la CIA para discrepar sobre esa afirmación. El reporte destaca que la CIA justificó la tortura –lo que el informe califica de ser un "abandono extraordinario de las prácticas y los valores estadounidenses"– como necesaria para obtener inteligencia única y que no se podría obtener de otra forma. Esos no fueron términos empleados por Brennan en la rueda de prensa el jueves para describir la inteligencia derivada del programa.

El informe deja claro que los funcionarios de la agencia dijeron durante años a la Casa Blanca, al Departamento de Justicia y al Congreso que las propias técnicas habían generado información crucial que frustró planes peligrosos. Sin embargo, el documento sostiene que la tortura no pudo producir dichos datos.

Aunque los interrogatorios más duros se llevaron a cabo en el 2002 y el 2003, el programa continuó hasta diciembre del 2007, según reconoció Brennan. En total, 39 detenidos fueron objeto de las cuestionadas prácticas.

Brennan dijo que aunque personalmente cree que los interrogatorios duros generan un exceso de información falsa, no descarta que tales técnicas vuelvan a emplearse de nuevo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.