Lunes, 23 de enero de 2017

| 1996/06/10 00:00

LA CIUDAD - INFIERNO

CON LAS ESPERANZAS DE PAZ CADA VEZ MAS LEJOS, MONROVIA SE HUNDE CADA VEZ MAS EN EL CAOS Y LA MUERTE

LA CIUDAD - INFIERNO

Cadáveres que se pudren en las calles, cabezas exhibidas encima de tablas, sangre y destrucción por todas partes, la tragedia de Liberia tiene aterrada como pocas a la opinión pública internacional a tiempo que los esfuerzos internacionales de paz fracasan. Pero lo cierto es que el drama liberiano no tiene nada de nuevo pues se remonta, como la mayoría de los conflictos del Africa subsahariana, al nacimiento de esos supuestos estados nación.En el caso de Liberia, el papel de los colonizadores europeos fue jugado por esclavos libertos de Estados Unidos, quienes con el apoyo del presidente James Monroe, fundaron esa 'tierra de libertad' en 1822. Los americo-liberianos se convirtieron en la élite gobernante a costa de relegar a las tribus nativas al estatus de segunda categoría. Esa situación permitió una apariencia de prosperidad hasta 1980, cuando el presidente William Tolbert, de origen norteamericano, fue derrocado y muerto por el sargento Samuel Doe, de una tribu aborigen. Esa aparente reivindicación de los desposeídos pronto dio lugar al comienzo del drama: sin su élite seudonorteamericana, Liberia se tornó ingobernable en medio de la corrupción y el descenso a la anarquía. Pero la reacción de los americo-liberianos no trajo nada mejor. En 1989 un ex convicto llamado Charles Taylor invadió al país con la promesa de restaurar el orden y el progreso, y al año siguiente Doe fue torturado a muerte por una milicia disidente dirigida por Prince Johnson. El caos que dominó desde entonces al país pareció llegar a su fin el año pasado, cuando la Comunidad Económica de Estados Oesteafricanos concretó el pacto número 13, que estableció un consejo de gobierno con las facciones principales. Pero el pacto tenía dos errores graves: por una parte, permitió la entrada a la capital de decenas de miles de combatientes adolescentes, criados en la violencia y sin alternativas de vida. Y por la otra, sólo sentó a la mesa del poder a tres facciones, incluida la de Taylor, mientras dejó por fuera a los krahn, la tribu que sostenía a Doe, comandada por Roosevelt Johnson. El último capítulo del drama se desató el 6 de abril cuando las milicias gubernamentales trataron de arrestar a Johnson por asesinato. Desde la que fue llamada 'Manhattan de Africa" es un lugar de horror y muerte, y las tribus-facciones rivales se matan entre sí sin que nada indique que alguna pueda prevalecer. Una historia que se repite de cuando en cuando, dolorosamente, en muchos países africanos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.