Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2010/11/23 00:00

La comunidad internacional condena el ataque norcoreano y teme más tensión

Estados Unidos, la Unión Europea (UE), Rusia, Japón, Alemania, Reino Unido, Francia y China rechazaron la agresión y se mostraron preocupados. Washington pidió a Corea del Norte el cese de acciones beligerantes.

La comunidad internacional condena el ataque norcoreano y teme más tensión

La comunidad internacional condenó con firmeza el ataque norcoreano con fuego de artillería contra la isla surcoreana de Yeonpyeong, ante el temor de que esta acción agrave la tensión existente entre las dos Coreas.

Estados Unidos, la Unión Europea (UE), Rusia, Japón, Alemania, Reino Unido y Francia rechazaron la agresión y se mostraron preocupados, al igual que China, que además pidió que se verifiquen los disparos que, según Seúl, han matado a dos militares y han causado una veintena de heridos, algunos de ellos civiles.

Pocas horas después del incidente, Washington condenó firmemente el ataque y pidió a Corea del Norte el cese de acciones beligerantes.

Estados Unidos reiteró su "firme compromiso" con "la defensa de nuestro aliado, la República de Corea, y con el mantenimiento de la paz y la estabilidad regional", según un comunicado del portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs.

Previamente, el Gobierno chino, principal aliado del régimen norcoreano, expresó su "preocupación" y alertó de la necesidad de que la situación fuese "verificada".

El portavoz del Ministerio chino de Asuntos Exteriores, Hong Lei, pidió a los dos países que "hagan más para contribuir a la paz y la estabilidad en la península coreana", y señaló que Pekín "está abierto a mantener comunicaciones" con todos los países participantes en la resolución de la crisis nuclear norcoreana.

China es el país anfitrión de las estancadas conversaciones a seis bandas en las que también participan ambas Coreas, EEUU, Rusia y Japón, destinadas a desmantelar el programa nuclear norcoreano y pacificar la península, en guerra técnica desde 1953.

Tras condenar el ataque, Rusia destacó la necesidad de hacer todo lo posible para evitar una escalada en la crisis.

"Lo que ha ocurrido es condenable. Los que lo comenzaron y dispararon contra la isla surcoreana en la zona de la llamada 'línea divisoria' asumen sin duda una enorme responsabilidad", dijo el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, en una rueda de prensa en Minsk.

"Llamamos insistentemente a tomar medidas inmediatas para calmar la situación e impedir la repetición de acciones similares en el futuro", agregó.

Para el Gobierno de Japón, que se siente amenazado por Pyongyang, el ataque obliga a su país a prepararse para cualquier eventualidad.

"He pedido (a los ministros) que busquen información y que estén preparados para una situación inesperada", apuntó el primer ministro nipón, Naoto Kan, que se entrevistó con su titular de Defensa, Toshimi Kitazawa, y convocó a todos sus ministros responsables en seguridad.

La UE, a través de su responsable diplomática, Catherine Ashton, pidió a Corea del Norte que respete "completamente" el armisticio coreano de 1953 tras condenar "firmemente" el ataque y asegurar que Bruselas "vigila de cerca todos los acontecimientos".

Ashton apuntó que la paz y la estabilidad en la península coreana es "esencial" tanto para la región como para el mundo y se mostró satisfecha con la llamada a la contención del presidente surcoreano, Lee Myung-bak.

También los ministros Exteriores de Alemania, Guido Westerwelle, y del Reino Unido, William Hague, se mostraron muy "preocupados" por la escalada del conflicto.

"Esta nueva provocación militar amenaza la paz de la región", dijo Westerwelle, mientras que Hague pidió al régimen de Pyongyang que respete el armisticio.

En la misma línea, Francia condenó "con la mayor firmeza" el ataque y pidió a Pyongyang que acabe con las "provocaciones", en palabras de la nueva titular de Exteriores, Michele Alliot-Marie.

El ataque por sorpresa de Corea del Norte a la isla surcoreana de Yeonpyeong es uno de los peores incidentes entre los dos países vecinos y enemigos desde el final de la Guerra de Corea.

El Gobierno de Seúl calificó de "clara provocación militar" el lanzamiento de al menos cien disparos de artillería sobre la isla, cerca de la tensa frontera en el Mar Amarillo (Mar Occidental), que fueron contestados por otros 80 obuses de Corea del Sur.

El régimen comunista norcoreano, por su parte, acusó a Corea del Sur de disparar primero y lo amenazó con más ataques "sin piedad" en caso de que persistan los ejercicios militares en la zona, escenario de enfrentamientos armados entre ambos países en 1999, 2002 y 2009.
 
EFE

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.