Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/18/2013 12:00:00 AM

La difícil semana de Laura Chinchilla

La presidenta de Costa Rica está viviendo quizás uno de los peores momentos de su Gobierno.

Un fuerte golpe político fue el que sufrió la presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla, luego del escándalo que se produjo por el avión en el que viajó a Perú hace una semana. El hecho le ha significado ‘deshacerse’ de varios de sus colaboradores cercanos y debilitar su gabinete.

Encabezando la lista de los funcionarios que debieron abandonar sus cargos por cuenta de la polémica, se encuentra el ministro de Comunicación, Francisco Chacón; de la misma forma sucedió con el comisionado antidrogas, Mauricio Boraschi, y la asistente personal, Irene Pacheco.

Pero al parecer los que se han ido del lado de Chinchilla, no lo han hecho solo ahora en medio de la polémica. Según el diario La Nación de Costa Rica, desde el 2010 que la presidenta inició su mandato, son varios los funcionarios que han decidido tomar rumbos diferentes.

Los problemas de Chinchilla irían al punto de estar distanciada de quienes han sido su mayor respaldo político, como ha sucedido con las supuestas diferencias con su propio Partido Liberación Nacional (PLN).

Mientras Chinchilla pasa malos momentos en su país por tener que dar respuestas sobre lo sucedido, este viernes se conoció que la Fiscalía colombiana busca pruebas para reabrir algunos procesos contra el empresario Gabriel Ricardo Morales.

La actuación de la Fiscalía estarían encaminadas a conseguir evidencias, incluso en colaboración con las autoridades de Costar Rica y así poder revivir cinco investigaciones que permanecen archivadas en la Unidad de Lavados de Activos.

El hombre tras el escándalo

El nombre de Morales salió a la luz pública en agosto del 2007, cuando la desaparecida revista Cambio conoció una polémica carta que lo mencionaba. “A nivel Bogotá, ‘Chupeta’ tiene un alto ejecutivo con el alias de Rimax o Ricardo. El señor Rimax tiene contactos a nivel ejecutivo que infiltra en las oficinas del director de inteligencia de la Policía y lo mantienen muy bien informado de todas las órdenes de captura y extradición de todos los miembros de la organización”.

El artículo de Cambio asegura que “los investigadores obtuvieron informes confiables en el sentido de que Rimax o Ricardo sería en realidad Gabriel Ricardo Morales, un reconocido hombre de negocios y gerente de la Comercializadora Autocheco Ltda., importadora para Colombia de automotores marca Skoda, sin registros ni antecedentes penales. Las mismas fuentes consultadas por los sabuesos se refirieron a Pexin S. A., una empresa petrolera en la que, al parecer, Morales tendría algunos intereses”.

Los nexos del fundador de la empresa THX con el narcotraficante Juan Carlos Ramírez Abadía, alias ‘Chupeta’, fueron de nuevo confirmados por otros medios esta semana como el diario digital Crhoy.com, el cual publicó que Morales “ingresó al radar de las autoridades colombianas en el 2003, tras una millonaria importación irregular de lujosos autos Skoda".

Según el medio, Morales volvió a los expedientes judiciales colombianos en febrero del 2009 debido a un escándalo de uso ilegal de dineros de una petrolera, y un año más tarde, fue condenado por el delito de falsedad material en documento público.

Además, en un antecedente reciente, el congresista Simón Gaviria mencionó su nombre en el debate que lideró sobre el descalabro de la firma comisionista Interbolsa.

Así las cosas, pese a que Chinchilla ha querido dejar claro que nada tiene que ver con el tema, el polémico hecho la tiene ahora bajo la mirada no solo de su país, sino del mundo entero.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.