Viernes, 21 de noviembre de 2014

| 2013/04/16 00:00

La estrategia ‘alemana’ de Maduro

El Gobierno calificó a opositores de “hordas hitlerianas” y protestas de anoche como “la noche de los cristales”.

Manifestantes se enfrentaron a la Guardia Nacional en protesta por los resultados de las elecciones presidenciales del domingo. Foto: AP

Nicolás Maduro fue proclamado este lunes presidente electo por parte del Consejo Nacional Electoral. Cientos de chavistas fueron hasta la sede de la institución a acompañarlo, como él lo había pedido al “pueblo”.


La rectora principal del CNE, Tibisay Lucena, dio un discurso en el que exaltó la “perfección” del sistema de votación de Venezuela, un país que consideró “campeón”, la democracia “más viva y vibrante” de América Latina. Dijo que se negaba al reconteo manual de votos porque eso era regresar a un tipo de escrutinio que había “lesionado” la democracia en el pasado. Vicente Díaz, el único rector del organismo que pidió reconteo total, no estuvo presente en el acto.


Los que sí estuvieron presentes fueron los representantes del cuerpo diplomático y organismos internacionales en Venezuela. La convocatoria, según una fuente diplomática, fue “inusual”. Ante ellos, la rectora del CNE criticó nuevamente a la OEA y al departamento de Estado de Estados Unidos, a quienes ha considerado “injerencistas”.


A pesar de solicitarlo, el gobierno venezolano no le ha permitido a la OEA participar con misiones de observación electoral. Tampoco le permitió hacerlo al Centro Carter, ni esta vez, ni en las pasadas elecciones. El Gobierno ha invitado a otros organismos como la Unasur y a la Uniori a ser “acompañantes”, que es una figura diferente a la de observador internacional.


A lo largo del día los canales de televisión estatales mostraron declaraciones de varios de estos acompañantes internacionales de la misión de Unasur que calificaban el proceso electoral como democrático, pacífico y seguro, a pesar de que la oposición denunció 3.200 incidencias.


“Después de lo vivido ayer no podemos afirmar de una forma objetiva y categórica que en el proceso que se vivió en Venezuela hubo una limpieza plenamente democrática”, dijo Gustavo Palmares, presidente del Instituto de Altos Estudios Europeos, invitado por la oposición a observar la contienda junto con otros congresistas, académicos y parlamentarios que integraron una delegación paralela.


Por otro lado, esta mañana, un grupo de organizaciones sociales, entre las que se encentran Transparencia Internacional, Espacio Público, el Instituto de Prensa y Sociedad, Voto Joven, Visión Democrática, entre otras, presentaron ante el CNE un informe con más de 1.000 denuncias ciudadanas de presuntos delitos electorales en todo el país. 

 

En su acto de reconocimiento como presidente electo, Maduro aprovechó para agradecer las felicitaciones recibidas por parte de mandatarios de otros países del mundo, no sólo Evo Morales, Rafael Correa y Crsitina Kirchner, considerados los “amigos” de siempre en el continente. Habló de la presidenta Dilma Roussef y del presidente Juan Manuel Santos, y volvió a mencionar la misión que le encomendó Chávez de continuar trabajando por la paz de Colombia. Sin embargo, en días anteriores el mismo Maduro no había hecho sino atacar a los colombianos de estar detrás de planes desestabilizadores contra Venezuela sin presentar mayores pruebas.


España fue de los pocos países que no reconocieron inmediatamente el triunfo de Maduro. El ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, dijo que un recuento electoral acabaría con la actual situación de “interinidad”, y pidió diálogo en medio de la fuerte polarización que hay en Venezuela. Ante las declaraciones de García-Margallo, el canciller Elías Jaua llamó a consultas al embajador venezolano en Madrid, Bernardo Álvarez, y amenazó con tomar otras acciones. “Aquí no hay ninguna duda de quien ganó las elecciones”, dijo Jaua.


¿Cristales o cacerolas?


Esta mañana el canciller venezolano volvió a convocar a todo el cuerpo diplomático en Caracas, reunión que fue televisada y en donde quería hablarle al mundo de las protestas de opositores que se presentaron anoche en varios puntos del país y que, según él, fueron orquestadas por el dirigente opositor Leopoldo López, quien habría “pagado” y “reclutado” grupos para perpetrar hechos violentos.


Jaua tildó a lo sucedido como la "Noche de los cristales”, haciendo alusión a la fatídica velada de la Alemania nazi en la que los negocios, sinagogas y casas de judíos fueron atacados, más de 30.000 arrestados y decenas asesinados. Mostró fotos y videos de algunos actos que terminaron en incendios y destrucción del espacio público, y manifestantes protestando en 'guarimbas' callejeras.


Maduro también calificó las protestas de anoche como propias de “hordas hitlerianas” y envió su solidaridad a miembros del Gobierno que fueron “escracheados” por sus vecinos, entre ellos la rectora del CNE, Tibisay Lucena. El exministro de comunicaciones Andrés Izarra denunció a través de su perfil de Twitter que su familia había sido atacada.


En su presentación, Jaua también mostró, uno por uno, los diarios nacionales privados y criticó a la televisión por querer esconder la verdad de lo sucedido. “Lo más grave, señores embajadores, es el aplauso cómplice de quienes están obligados a denunciarlo”, criticó. Maduro también hizo un llamado a los medios oficialistas a mostrar “la verdad” de lo que había ocurrido en el país.


La verdad resultaba esquiva durante el “cacerolazo” nacional que empezó anoche en todo el país. Desde cuando Maduro fue procalamado, los pitos, las sirenas, las ollas y sartenes empezaron a sonar desde las casas en Caracas. Por redes sociales empezaron a circular también todo tipo de rumores y versiones sobre lo que sucedía en otras ciudades. Más temprano, cerca del mediodía, sobre la avenida Francisco de Miranda, en la Plaza Altamira, que ha sido uno de los centros de concentración de la oposición en la capital, empezaron las protestas y bloqueos.


Al ver que la gente se iba alebrestando, Capriles dio una primera declaración a los medios. Pidió que confiaran en su liderazgo y convocó a una protesta pacífica nacional a las 8 p. m. para exigir al CNE nuevamente que recontaran los votos y añadió que la proclamación de maduro como presidente era ilegítima.


Al caer la tarde volvió a hablar por los medios y dijo: “La lucha tiene que ser firme pero pacífica”, y pidió a sus seguidores que no cayeran en provocaciones ni en actos de violencia. Recomendó que a las ollas le “dieran duro para descargar la arrechera”. Dijo, además, que había recibido llamadas telefónicas de mandatarios de otros países quienes por “cortesía” habían felicitado a maduro, pero no dio más detalles al respecto.


Sus anuncios al país no fueron transmitidos por los canales públicos. Globovisión y CNN transmitieron su comunicado. Globovisión, que en teoría cambiaría de dueños más cercanos al chavismo justo en esta misma semana, cuestionó la manera como el canal del estado VTV, había editado las declaraciones de Capriles para insinuar que él había incitado las protestas que se empezaron a presentar desde temprano espontáneamente en zonas de la capital.


A medida que pasan las horas, y ante nuevas convocatorias de protestas para la tarde de hoy y el día de mañana, el clima de tensión aumenta. Los medios de comunicación están quedando atrapados, como en el pasado en otras crisis políticas de Venezuela, porque no son sólo vehículo de información, sino también  instrumento de lucha entre ambos bandos. Y la comunidad internacional está siendo catalogada como legitimador o adversario de lo que está sucediendo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×