Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 1990/05/21 00:00

LA HISTORIA SE REPITE

Curiosamente, lo mas parecido al desafio de Lituania contra la URSS es el de Cuba contra Estados Unidos hace 30 años.

LA HISTORIA SE REPITE

La refinería de Maizeikiai, situada en el noroeste de Lituania, trabajaba normalmente el miércoles 18 de abril, cuando el suministro de petroleo comenzó a disminuir en forma perceptible. Cinco minutos antes de las 9:30 de la noche, una llamada proveniente del Ministerio de Energia de la Unión Soviética confirmó lo que los operarios ya temian. El bloqueo anunciado por Mijail Gorbachov habia comenzado.
Los automovilistas de Vilna parecieron tomados por sorpresa al arremolinarse en las estaciones de gasolina. Pero la amenaza estaba en pie desde el viernes santo, cuando el presidente soviético Mijail Gorbachov puso un ultimatum de tres dias para que el parlamento lituano revocara algunas disposiciones secesionistas, entre ellas la que estipulo que los lituanos no estarian, en adelante obligados a prestar el servicio militar en el Ejército Rojo y la que estableció una tarjeta obligatoria de ciudadania que, de llevarse a termino, podria convertirse en un acto discriminatorio contra los ciudadanos-lituanos residentes en el pais, que llegan al 50% de la población.
La falta de previsión del hombre de la calle en Vilna parecia estimulada por la actitud dubitativa del Kremlin, cuyo lider ha agotado la retórica y casi todos los recursos, desde su visita personal hasta la exhibición de fuerza militar, para tratar de hacer que Lituania "regrese al redil" de una tambaleante Unión Soviética.

Pero ante el evidente fracaso de la persuasión "por las buenas", Gorbachov parece haber llegado a regañadientes a métodos más extremos.
Algunos analistas señalan, sin embargo, que el bloqueo sistemático de la economía de una nación no ha tenido éxito, al menos en el pasado reciente.
Lo cierto es que, paradójicamente los paises que han sufrido bloqueos en el siglo XX, han salido indemnes y hasta fortalecidos, en una especie de efecto exacerbador del nacionalismo.

EL CASO URBANO
En forma paradójica, el bloqueo mas parecido al que comenzó a sufrir Lituania la semana pasada tuvo lugar en el otro lado del mundo y por razones ideologicas radicalmente opuestas. Se trata del caso cubano, pais que a partir de 1960 comenzó paulatinamente a sentir el efecto de la prohibición norteamericana.
Aunque las diferencias saltan a la vista, pues Cuba disfrutaba al menos de una independencia formal de los Estados Unidos, la isla tenia una situación muy parecida a la que atraviesa Lituania hoy. Earl Smith, el embajador del presidente Dwight Eisenhower, era el segundo hombre mas importante del país, y en muchas ocasiones el primero. El intercambio comercial entre los dos paises era de tal intensidad, que Cuba ocupaba el quinto lugar en importancia dentro del comercio exterior norteamericano, y lógicamente Estados Unidos era el socio mas importante de La Habana. Practicamente todos los equipos provenian de los Estados Unidos, desde televisores hasta automóviles, (muchos de los cuales aun circulan por La Habana), pasando por toda clase de articulos.

Pero ademas, segun publicaciones oficiales norteamericanas de la época, el 80% del comercio internacional cubano estaba dominado por los inversionistas privados norteamericanos, que controlaban totalmente la industria pesada y productos claves como tabaco, cobre y manganeso. Los gringos eran dueños del 40% de las tierras azucareras, de casi toda la actividad ganadera, del 90% de las minas y las concesiones mineras, de la totalidad de la industria petrolera y del 80% de los servicios públicos, sin contar con una jugosa tajada del comercio y la banca y con la totalidad del transporte.
Las nacionalizaciones decretadas por Castro en febrero de 1960 afectaron inicialmente intereses norteamericanos por US$500 millones, y en septiembre la de la banca representó US$250 millones. Mientras esas medidas se ponian en vigencia aumentaba la preocupación en Washington, donde el presidente saliente Eisenhower consideraba que esa actitud demasiado independiente de Cuba, podría llevar a que muchos paises del continente siguieran su ejemplo. De ahi nació, inicialmente, la reducción de la cuota azucarera que llevó, a principios de 1961, al rompimiento de relaciones.

Desde entonces, el bloqueo fue haciendose cada vez mas absoluto.
Luego de haber tratado de derrocar al regimen mediante la tentativa--organizada por la CIA--de Playa Girón, el gobierno norteamericano no solo prorrogo el 4 de diciembre de 1961 la prohibición de comprarle azúcar a Cuba, (que habia adquirido caracter continental desde la conferencia de Costa Rica en 1960) sino que el mismo dia logró que la Organización de Estados Americanos, con la excepción de México, convocara a una reunión especial para excluir a la isla de Fidel de la organización continental.
En esa época, Estados Unidos trató sin éxito que Europa y Canadá se sumaran al bloqueo, que ya era total.
Pero a pesar de que uso toda su influencia diplomática, no logró siquiera evitar que hasta Gran Bretaña llegara en una ocasión a venderle armas a los cubanos. Y a medida que la situación de estos se hacia mas dificil, los nexos de Cuba con la Unión Soviética crecian en importancia y cantidad.

CUALQUIER PARECIDO...
Las semejanzas con la situación lituana son, guardadas proporciones historicas, suficientemente ilustrativas. Con una población de 4 millones de personas, el pequeño país báltico depende casi exclusivamente de la economía soviética para su supervivencia. Segun su gobierno, casi todas las materias primas y los productos finales provienen de la URSS. Pero si el pais podria sobrevivir sin ellos por un tiempo indefinido, la dependencia de los crudos es mucho mas crítica. El 97% del combustible usado para mover las fabricas y calentar las casas proviene de otras republicas sovieticas. Y ademas, algunos opinan que el bloqueo resultaria un buen negocio para la URSS y para las repúblicas sovieticas encargadas de suministrar el petroleo (Bielorrusia y Letonia), puesto que los precios del crudo y de las materias primas tienen un sustancial subsidio que vale, según Moscú, US$5 mil millones al año.
En el sentido contrario, Lituania es la mayor proveedora de partes para equipos electrónicos de la URSS, en especial de televisores, pero pocos creen que Moscú se vería seriamente afectada por una reducción radical en ese tipo de bienes. En cualquier caso, el presidente Vitautas Landsbergis ha dicho que Lituania sobrevivirá sin los soviéticos, por la sencilla razón de que asi lo hizo durante sus años de independencia en la entreguerra. Su pais carece de las divisas necesarias para comprar petroleo en el exterior y nadie sabe si los buques petroleros podrian entrar a sus puertos ante la mirada soviética. Pero la historia parece haber dictaminado que los bloqueos económicos no son el medio mas idóneo para sacar a un país del curso histórico que ha escogido. Si no, que le pregunten a Fidel Castro.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.