Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/15/1996 12:00:00 AM

LA IMPORTANCIA DE LLAMARSE ERNESTO

REVUELO EN PANAMA POR ACUSACIONES DE VINCULOS CON EL NARCOTRAFICO CONTRA ALLEGADOS DEL PRESIDENTE ERNESTO PEREZ BALLADADRES.

Aunque los rumores circulaban en Panamá desde muchos meses atrás, el verdadero escándalo comenzó en las últimas semanas cuando dos publicaciones extranjeras, la revista británica The Economist y el diario norteamericano The Miami Herald, publicaron sendos artículos en los que denunciaron los vínculos de personas allegadas al presidente Ernesto Pérez Balladares con el narcotráfico. La reacción de los afectados y del partido de gobierno no se hizo esperar. Los argumentos defensivos abarcaron desde afirmar que se trata de una campaña de la oposición para adelantar las elecciones de 1999, hasta decir que es una "samperización artificial del gobierno para desestabilizar al país", o que detrás de todo ello está el gobierno de Estados Unidos, por su interés en que Panamá permita la permanencia de bases militares en el territorio después de la devolución del Canal, el 31 de diciembre de ese mismo año. Pero lo cierto es que el problema está ahí, y que afectará en el futuro próximo el desempeño del presidente Pérez Balladares, el hombre en quien están puestas las esperanzas norteamericanas de renovación de un país seriamente afectado por el lavado de dólares. Los hechos a los que se refieren las publicaciones son muy puntuales e involucran a un hombre de la mayor confianza de Pérez, llamado Mayor Alfredo Alemán Chiari, rico empresario de la construcción quien fuera el principal encargado de conseguir fondos para la campaña electoral de Pérez Balladares. El tema surgió a la luz pública desde enero, cuando el Banco Agroindustrial y Comercial Banaico, muchas veces mencionado como sospechoso de lavado de dólares, cerró por quiebra y dejó pérdidas para miles de usuarios por más de 50 millones de dólares. Según el articulista de The Miami Herald, el banco, del que Alemán fue vicepresidente secretario general, fue saqueado desde meses antes de que cerrara. Por ejemplo, sólo en agosto del año pasado otorgó 10 millones de dólares en préstamos sin respaldo. El principal accionista de la institución crediticia era una compañía holding cuyo presidente era Ricardo Alberto Arias, actual embajador en Estados Unidos y ministro de Relaciones Exteriores encargado. Cuando Pérez Balladares asumió el gobierno en 1994 nombró a Alemán presidente del Banco Nacional de Panamá, la institución financiera más importante del país, pero el funcionario renunció inesperadamente a comienzos de 1995. El secreto a voces es que esa renuncia se produjo luego de que el Departamento de Estado de Washington advirtiera a Pérez que la certificación antidrogas del país era imposible mientras Alemán siguiera en ese puesto. La advertencia tenía que ver con las actividades de Trans Latin Air, una compañía de carga de la cual Alemán era principal accionista y dedicada, según sus dueños, al transporte legal entre Panamá y Colombia. Según las autoridades norteamericanas, Banaico financió la compra de varias aeronaves para esa compañía, que era en realidad un biombo tras el cual narcotraficantes colombianos manejaban sus aeronaves dedicadas al transporte de drogas. El asesor legal de la aerolínea era Gabriel Castro, hoy director del Consejo Nacional de Seguridad CNS encargado, entre otras cosas, de la lucha contra el lavado de dinero en Panamá. Los involucrados no niegan su participación, pero la relativizan. Gabriel Castro rechazó "la ola de publicaciones canallescas" y aunque admitió haber prestado servicios legales a Trans Latin Air, pero sólo para la obtención de rutas, aclaró que mientras estuvo allí, "nunca se violaron disposiciones legales". Arias, el canciller encargado, dijo que toda su participación en Banaico se produjo como parte del equipo legal que lo organizó hace 20 años, y que si participó en la junta fue porque los accionistas, principalmente españoles, no podían hacerlo directamente. Alemán, por su parte, dijo que nunca participó en el manejo operacional de Banaico y que el problema de Trans Latin Air se limitó a que alquiló un avión que resultó ser propiedad de narcos. Y el presidente Pérez declaró que "el señor Alemán era sólo un contribuyente de mi campaña. Yo lo distinguí nombrándolo director del Banco Nacional de Panamá y pocas semanas después me dijo que había llegado a sus oídos que había una acusación en su contra". Los defensores del presidente apuntan a que Estados Unidos estaría aplicando un 'Plan Noriega' a Pérez Balladares, en alusión a que el mandatario pertenece al Partido Revolucionario Democrático, fundado por el general Omar Torrijos y liderado más tarde por el hoy convicto general Manuel Antonio Noriega. Hablan de un proceso de 'ablandamiento' en el tema de las permanencia de las bases militares y de 'intereses oscuros de la oposición'. Pero lo cierto es que el propio Departamento de Estado se apresuró a declarar confiable al gobierno en la lucha antidrogas, sobre todo por la captura de José Castrillón Henao, descrito como jefe de operaciones del cartel de Cali en Panamá y quien tenía 2,5 millones de dólares en Banaico. Y por otra parte, Pérez Balladares se ha mostrado muy favorable a la permanencia de los militares estadounidenses en su territorio. Los partidos opositores, por su lado, como Molirena y Papa Egoró, rechazan las acusaciones de que ellos filtraron la información a los medios internacionales, y dicen que aquellas recuerdan a las actitudes de Noriega. Un ex candidato presidencial, Eduardo Vallarino, resumió el cercano futuro de Pérez Balladares al decir que "por el bien de la imagen internacional del país, el presidente está obligado a revelar el origen de los fondos de su campaña electoral".
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.